“La Plural caminó la calle para que él pudiera ser intendente”

“Pensaba que sólo los lobos hambrientos le podían morder las manos al que le da de comer, pero veo que lamentablemente en política también puede sucede”. La frase la disparó el diputado provincial Alfredo Schanton, refiriéndose a declaraciones del intendente de Toay, Ariel Rojas.
Este en declaraciones a LA ARENA, refiriéndose al sector vernista dijo que le preocupaba la interna del PJ y que los vernistas “pretenden tener un protagonismo que no tuvieron y no creo que tengan”.
Schanton, quien fue antecesor de Rojas en la comuna toayense se mostró sumamente molesto, y recordó que Rojas fue su secretario de Finanzas, y que llegó de la mano del vernismo a la intendencia.
“Pareciera que el intendente Rojas se olvidara por qué línea llegó a la intendencia y que fue el propio Carlos Verna, casi al final de su gestión como gobernador, quien en los últimos días de mi gestión al frente de la comuna nos puso un millón de pesos para que Ariel, ya electo, pudiera comprar un camión, una motoniveladora y una pala mecánica, para mejorar el Parque Automotor ni bien asumiera”.

-Usted dice que el vernismo lo favoreció.
-El no puede desconocer que gracias al proyecto de ley de un legislador vernista, el diputado Pedro Etchalús, hoy todas las comunas de La Pampa disponen de fondos que antes tenían que mendigar al Ejecutivo. Por qué no dice que gracias a este proyecto vernista a Toay desde enero a la fecha le han entrado $ 682.000.

-¿Le endilga a usted en particular no haber beneficiado a Toay?
-No podría decir eso. Sería olvidar que la iluminación de la Avenida Perón y el SUM de la Escuela 5 fueron proyectos míos; y que también es de este vernista el proyecto de traslado del grupo especial de la policía el territorio municipal del Club de Caza, a fin de mejorar la seguridad; y además el proyecto que estuvo para la factibilidad de la obra de cloacas en el Barrio Lowo-Che, que él como intendente debe gestionarlos ante su amigo gobernador.

-Se lo ve dolido.
-Estoy fundamentalmente dolido ya no porque se haya ido a otra línea sino por la falta de respeto hacia los compañeros como el viceintendente Martín Rojas, y la concejala Matilde Duprá, ambos enrolados en la Plural; y por todos aquellos compañeros que caminaron la calle para que él esté donde está. Hoy a muchos de ellos no sólo no los valora sino que algunos se sienten discriminados por seguir firmes en la línea Plural.