La Policía le pidió a la Justicia más dureza en las penas

(Parera) – El jefe de la Unidad Regional II de General Pico, comisario mayor Carlos Alberto Chico, puso en funciones al flamante encargado de la comisaría departamental de Parera, comisario Jorge Luis Gorjón. En la oportunidad hizo hincapié en hacer un fuerte trabajo para “diferenciar el delincuente común de las bandas foráneas organizadas” y pidió a los jueces “condenas más duras” en algunos casos.
El acto de asunción se concretó alrededor de las 20 del lunes en un acto realizado en la comisaría local que contó con la presencia, además de Chico, del intendente Diego Marcantonio, la jueza de Paz, Roxana Barrio, entre otros funcionarios municipales y policiales.
En la oportunidad, Chico escuchó algunas demandas planteadas por el jefe comunal como la necesidad de sumar algún medio de movilidad y contar con mayor personal. “El tema de sumar más efectivos es complejo y va de la mano de la posibilidad de contar con algunas viviendas más para los empleados municipales”, sostuvo Marcantonio.
En este sentido, el jefe de la UR II propuso recuperar los policías que tienen vivienda propia y están cumpliendo sus funciones en otros lugares, al tiempo que aseguró que la camioneta Chevrolet S-10 que sufrió la rotura del motor hace ya varios meses “se encuentra reparada y en los próximos días ya estará en funciones nuevamente en la localidad”.

Mayor condena.
Chico planteó la necesidad de diferenciar al delincuente común, de las bandas foráneas organizadas, para las que pidió condenas más duras y ejemplificadoras. “El año pasado pedimos una reunión con el procurador general, Mario Bongianino, y con todos los fiscales de General Pico. Veíamos mucho trabajo policial y judicial y observábamos que algunas condenas no se daban con la dureza que merecían”.
En este sentido, sostuvo que “las bandas delictivas que vienen desde otras provincias, si tienen dinero para movilidad y para pagar buenos abogados, deben ser duramente condenadas, por eso le pedimos a la Justicia que sea más dura a la hora de juzgar este tipo de delitos y también los hechos delictivos violentos que perjudican a niños y ancianos”.
Respecto al comisario Gorjón, destacó su “comprometido trabajo social y contacto permanente con la sociedad y con la justicia”, al tiempo que mencionó que “viene de hacer un intenso trabajo en lo que respecta a violencia de género y tema minoridad en General Pico donde se encontraba a cargo de la Comisaría Cuarta”.
Por su parte, Gorjón aseguró: “Seremos duros con quienes tengamos que serlo, al tiempo que tendremos las puertas de la comisaría siempre abiertas y buscaremos un fluido diálogo con los vecinos de Parera”.

Más personal.
El titular de la Unidad Regional II aseguró que el reclamo general en las localidades del norte de la provincia se relaciona con disponer de un mayor número de personal. “A fines del año pasado a General Pico le asignaron 30 efectivos policiales y 13 en total al resto del interior, y ya planteamos a las autoridades de la Jefatura poder sumar algunos empleados más en aquellas localidades que no habían recibido”.
No obstante, afirmó que “el tema no es tener más efectivos en la calle sino la calidad de gente que se pone, porque en la medida que el vecino se acostumbre a llamar al 101 y los pocos policías que uno tenga le dé respuesta, eso hace a la prevención. Así se trabaja en las grandes ciudades y queremos que también se trabaje de la misma manera en el interior”, concluyó.