La Policía retomó control del tránsito

WINIFREDA: RENUNCIA DE INSPECTOR

La Policía de Winifreda retomó la semana pasada el control del tránsito urbano tras una reunión que mantuvo el jefe de la comisaría, Norberto Corbo, con la intendenta Marta Berg y la titular del Juzgado Regional de Faltas, Andrea Luz. Los efectivos controlarán especialmente a los motociclistas, pero en esta nueva etapa no recibirán la colaboración del inspector municipal porque renunció a su cargo hace cuatro meses y el Ejecutivo no buscará reemplazante.
Los operativos de prevención comenzaron en octubre pasado con la solicitud de la documentación del rodado y casco protector y se extendieron hasta los primeros meses de 2015, dejando como saldo una importante cantidad de motocicletas retenidas las cuales fueron recuperadas por sus dueños, previo pago de una multa establecida por el Juzgado de Faltas y pagada en el municipio. Varios debieron renovar el carné de conducir y contratar un seguro. Esa documentación se volverá a requerir.
“Quiero alertar a los motociclistas porque notamos que han empezado a circular sin casco, no todos, pero sí un 20% de los conductores. El acompañante tampoco lo lleva”, indicó Corbo. “Siempre con el fin de concientizar vamos a empezar de nuevo con los controles para que no haya un abuso por parte de quienes manejan motos”, agregó.
Las unidades que tengan escape libre también serán motivo de retención y si sus dueños son reincidentes “le vamos a pedir a la jueza que la pena sea más estricta para que no vuelvan a reincidir. Queremos que las motos circulen perfectamente sin hacer ese ruido que genera molestia”, señaló Corbo.
Estimó que en la localidad hay entre 200 y 300 motos, las cuales “no circulan todas a la vez y el mismo día, pero el flujo es importante”.
Consultado sobre si el Juzgado de Faltas les cobra las multas a los infractores, respondió: “Me consta que está aplicando las penas, porque cuando hay un secuestro uno de los requisitos para retirar la unidad es el pago de la multa”.

Renuncia.
La jefa comunal confirmó que el inspector municipal Oscar Barrientos presentó su renuncia a fines de abril aduciendo problemas de salud. “En conjunto tomamos la decisión de que hiciera un paso al costado. No estamos buscando reemplazante”, aseguró.
Berg delegó en el capataz municipal el control de las ordenanzas que prohíben arrojar desde las viviendas aguas servidas a la vía pública, la poda indiscriminada de árboles, entre otros asuntos.