Las huertas siguen creciendo

MUNICIPIOS PRODUCEN PARA COMEDORES Y LA COMUNIDAD

(General Pico) – En el norte pampeano, y en el resto de la provincia también, se ha logrado la creación y el fortalecimiento de muchas huertas municipales, confirmó a LA ARENA el ingeniero agrónomo Alberto Muguiro, coordinador provincial del ProHuerta.
Con la intención de las comunas para emprender pero además el esfuerzo de poder mantenerse en el tiempo y sumar gente capacitada. En el trabajo hortícola es difícil sumar gente nueva, porque es una tarea dura y en el caso de los municipios no es rentable pero trae otros beneficios porque se genera un alimento de calidad a nivel local y además se crean fuentes de trabajo. Por esa razón ProHuerta garantiza un seguimiento y la capacitación de las personas que trabajan en el cultivo bajo cubierta.
Las huertas que funcionan en la actualidad y están vinculadas a los municipios se encuentran en: Realicó, Embajador Martini, Ingeniero Luiggi, Alta Italia, Conhelo, Caleufú, General Pico, Trenel, Lonquimay, Quehué, Monte Nievas y Parera. En Rancul y Pichi Huinca se va a comenzar el trabajo.
“Es bien conocido que las hortalizas de hoja vienen con muy mala calidad desde otros lugares y La Pampa sigue importando desde otras provincias. Los municipios que entienden eso y quieren generar un emprendimiento pueden suplantar esa verdura que llega desde afuera y darle la oportunidad a algún vecino para generar producción local”, explicó.
Por ahora la horticultura aún está en desarrollo. Solo como referencia, General Pico con la asociación de productores que tiene y los privados no llega a cubrir más del 18 o 20 por ciento del consumo de lechuga en esta ciudad.
“Hay que ganar más mercado”, señaló y en ese sentido hay créditos específicos para el sector, asesoramiento gratuito y otras ventajas para la producción bajo cubierta. En La Pampa hay en este momento unos 40 productores hortícolas. Entre los que la principal producción es de verdura de hoja con acelga, lechuga, rúcula, rabanitos y achicoria y el restante 20 por ciento quedan tomates, berenjenas, pimientos, zapallo y algo de sandía.

Desarrollo vertical.
En el Ceret funciona una planta de empaque de verduras que trabaja con la producción local en cuarta gama al cortar y envasar para entregar en bandejas en los comercios locales.
Y esa es una forma de desarrollo vertical porque el productor familiar a veces no quiere expandirse en cantidad de túneles. Así se observa con muchos productores que han llegado a un tope de invernaderos, que si debieran ampliar tendrían que contratar más empleados con otra responsabilidad por fuera del monotributo. Hoy en un emprendimiento familiar sustentable se trabaja con un promedio máximo de 2.500 metros cuadrados, de ocho a diez túneles, algo que ya significa una importante inversión para mantener.
Desde ProHuerta también se trabaja con las escuelas, hay lineamientos nacionales en ese sentido, y ya llevan varios años con esa propuesta escolar. En la zona norte hay colaboración con la Escuela 126 de Intendente Alvear, la Escuela 42 de Quetrequén, también en colegios de Dorila, Speluzzi y de General Pico e instituciones como el Centro Integrador Comunitario (CIC) del barrio José I. Rucci.
Son las mismas escuelas las que deciden tener una huerta y entonces reciben el acompañamiento del ProHuerta e incluso se les pueda colaborar para conseguir recursos. Así se ayuda en cuanto a la alimentación saludable, seguridad alimentaria y asesoramientos sobre huerta y granja.
Por otra parte, están los proyectos especiales que se escriben en base a la necesidad de la comunidad, colegios y productores en general. Son propuestas que se presentan al INTA y cuando son elegidos se les otorgan herramientas, materiales y otros elementos que significan una importante inversión. Este año desde La Pampa ya se presentaron 14 proyectos que están a la espera de la selección.