Le dictan prisión preventiva al joven Brian Schneider

(General Pico) – El juez de control Heber Pregno, ayer al mediodía le dictó la prisión preventiva a Brian Schneider, el mismo joven al que la Justicia local le determinó la responsabilidad penal en el homicidio que cometió en 2012, cuando aún era menor de edad.
Ayer al mediodía, en la sala 2 de los tribunales piquenses, se le formalizó la investigación por dos cargos, tras la denuncia que radicó el lunes Fernanda Viviana Garialdi, quien era pareja de José Luis Echeverría, el hombre de 40 años que falleció tras recibir una puñalada el 14 de marzo de 2012, luego que se generara una discusión en la vereda de su domicilio, ubicado en la calle 44 entre 1 y 3, en el sector del barrio Carlos Berg.
La Justicia determinó que el autor material del crimen fue Schneider, que en el momento en el que cometió el hecho tenía 16 años. Tras esto fue trasladado al Ipesa, donde estuvo alojado pocos meses hasta que regresó a su hogar.
En la audiencia de formalización que se realizó ayer al mediodía en los tribunales locales, la representante del Ministerio Público Fiscal, Ivana Hernández, dio detalles de los hechos denunciados por Garialdi.
Según relató la funcionaria judicial, el acusado agredió días atrás con un arma blanca -similar a una sevillana- a Mauro Acosta, actual pareja de la denunciante. De acuerdo a lo constatado por el médico forense, le provocó una herida cortante a la altura del mentón. El ataque tuvo lugar en la calle 44 entre 1 y 3, en el momento en el que Acosta se dirigía hacia una despensa junto a un hijo de Garialdi, que es menor de edad.
La fiscal indicó que luego que la Justicia local determinara la responsabilidad penal de Schneider en el crimen de Echeverría, se le impuso una restricción de acercamiento al domicilio en el que viven los familiares de la víctima, y que al no haber cumplido con dicha medida, incurrió en una “desobediencia judicial”.

Pedidos.
Tras los argumentos presentados, Hernández solicitó que se le formalizara la investigación al joven por la presunta comisión de los delitos de lesiones graves en concurso real y de desobediencia judicial.
Además solicitó que se reciba a los hijos de la denunciante, y que se los entreviste en Cámara Gesell, y pidió que se le impusiera al imputado un régimen de prisión preventiva de 15 días, tras argumentar que si bien no existe un peligro de fuga, bien podría obstaculizar la investigación, y que además dio cuenta de un permanente hostigamiento hacia la familia de Garialdi.
El defensor oficial, Walter Vaccaro, al momento de presentar sus alegatos iniciales, se opuso a la formalización por los dos cargos que le imputó la Fiscalía. Pidió la inmediata liberación del joven, y adujo que había llegado “en estado de libertad” a los tribunales y que había prestado su colaboración ante el requerimiento de la Justicia.
Tras un breve cuarto intermedio, el juez de control, Heber Pregno, le formalizó la investigación a Schneider por el cargo de lesiones graves en concurso real, dado que el relato de Acosta y el certificado médico presentado darían cuenta de la existencia de una agresión por parte del acusado.
También le formalizó la investigación por el cargo de desobediencia judicial, tras argumentar que había sido notificado de manera personal de la prohibición de acercamiento que se le había impuesto en los tribunales locales.
El magistrado además ordenó realizarle una entrevista en Cámara Gessell a los dos hijos menores de edad de Garialdi, que fueron testigos oculares del ataque que sufrió Acosta.
Por último, dispuso que el acusado quede detenido bajo prisión preventiva por el término de siete días, tras señalar que se mostró “reticente a soportar las órdenes de los jueces” y que podría obstaculizar la investigación.