Los salineros no pudieron volver a sus trabajos

CONFLICTO GREMIAL

(General Acha/Agencia) Los salineros quisieron reincorporarse a sus puestos de trabajo, pero no pudieron hacerlo porque la empresa cerró el portón de acceso a la planta con candado. Desde la UOSA se advirtió que la patronal está incumpliendo con lo dispuesto por la conciliación obligatoria.
Los salineros intentaron ingresar a la planta para volver a sus puestos de trabajo, pero la compañía industrial Progreso SA (Cipsa) colocó candados al portón de acceso, impidiéndoles que pudieran cumplir con su cometido. Por esta razón los nueve despedidos, al igual que aquellos que se plegaron al paro y toma de la planta ubicada en el kilómetro 851 de la ruta nacional 22, en cercanías de La Adela, regresaron a sus hogares sin poder cumplir con la jornada laboral.
En una entrevista mantenida con esta agencia el delegado de UOSA (Unión Obrera Salinera), Rodrigo Rodríguez, señaló que los trabajadores se presentaron a las 6.50, es decir 10 minutos antes del horario de ingreso, para reincorporarse a sus tareas, pero desde la empresa informaron que se había adoptado la determinación de no permitirles el acceso a la planta hasta el martes.

Reunión.
En este sentido el sindicalista adelantó que finalmente ese día, a partir de las 10, está previsto desarrollarse una audiencia ante la Delegación de Trabajo que funciona en General Acha, a los fines de analizar la situación. Además, del gremio que nuclea a los salineros, también estarán presentes directivos de la industria.
Más allá de la nueva reunión que se llevará a cabo la próxima semana, Rodríguez advirtió que la empresa no está cumpliendo con lo estipulado en la conciliación obligatoria que la Subsecretaría de Trabajo de la provincia de La Pampa dictó días atrás.
“Está claro que desde el gremio, y los trabajadores -cesanteados y no cesanteados-, se está cumpliendo con la conciliación obligatoria porque desde que se dictó se levantó la medida de fuerza que se mantenía desde hacía una semana. Todo lo contrario ocurrió con la empresa, ya que los operarios quisieron retomar su trabajo, y no pudieron hacerlo”, dijo Rodrigo.

Conciliación.
Después de una semana de paro y protesta frente al acceso a la planta donde se encuentran los galpones de la compañía, Trabajo dictó la conciliación obligatoria por lo que la patronal debía retrotraer los nueve despidos (ocho operarios y un administrativo), y permitir que se reincorporaran a sus puestos laborales, pero nunca sucedió. Mientras tanto, ya empezó a correr el plazo de 15 días, más otros cinco días hábiles, que la firma posee para evaluar qué resolución adoptará sobre el tema.
Hace más de una semana el presidente de la firma Pablo Yoshimitsu, acompañado por asesores contables y legales, reunió a integrantes del gremio y les adelantó que se había resuelto despedir a ocho trabajadores y un administrativo. Adujeron que no podían mantener la planta de personal debido a la falta de materia prima extraída de las salinas, toda vez que hace casi tres años que no se cosecha sal.

Compartir