Los trastornos en el oeste

EL INGRESO DE AGUA DE RIO EN ALGARROBO DEL AGUILA

Las inesperadas crecidas del Atuel y el Salado generaron complicaciones en los pueblos del oeste. El intendente de Algarrobo del Aguila dijo que es necesario recuperar los cauces y hay más conciencia sobre la problemática hídrica.
La crecida del río Salado y el Atuel por las imprevistas sueltas de agua que realizó la provincia de Mendoza generaron problemas en algunas localidades del oeste pampeano. Las mayores complicaciones se viven en las zonas rurales porque las crecida anegó caminos vecinales e impidió, principalmente, que los puesteros y chacareros de la zona puedan trabajar con la hacienda. Si bien el ejido urbano de Algarrobo del Aguila no se ha visto afectado por el agua, los campos vecinos se han convertido en grandes bañados y el temor a una suelta mayor es el más grande de los lugareños.
“La cantidad está empezando a mermar. Pero hemos recibido información de la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia que dice que el dique va a largar más agua, estiman que será una erogación de 20 metros cúbicos por segundo. La provincia reclamó una suelta de 5 m3, pero ahora Mendoza está largando 10 m3 en forma permanente. Lo más urgente es encauzar al río porque se ha perdido el cauce y hoy está superado”, dijo Oscar Gatica, intendente de la localidad desde 2011, hombre del justicialismo en ese pueblo de apenas 700 habitantes.
El intendente dijo que “desde el año 1973 ó 1975, cuando volvió el río, el arroyo de La Barda, cada vez que crece el río es la misma situación y que siempre afecta a la hacienda, las instalaciones, el accesos a los campos”.

-¿Alguna vez les afectó en el pueblo?
-No, directamente no. La gente de acá lo ve como algo natural. Sin embargo se reforzó la contención en el pueblo para que no cree problemas. Ahora hay un bañado de 5 ó 6 kilómetros que se empieza a cubrir y eso crea preocupación.

-¿Viven con angustia esta situación?
-El río cuando viene crecido molesta, rompe los alambrados, pero cuando deja de venir también se siente, porque no hay agua.

-Si el Atuel corriera normalmente ¿La zona sería un vergel?
-Posiblemente. Sería como Mendoza, porque la tierra, el clima y el agua es la misma. Hoy es imposible hacer una inversión seria porque no se sabe lo que va a pasar. Un día corre y otro no.

-¿Hacen falta obras de canalización o encauzado?
-Habría que hacer un estudio para ver qué es lo que se necesita. Que el agua venga interrumpidamente es un problema. Hay que buscarle la vuelta y tomar la decisión de mejorar.

-¿Creé que hay más conciencia de los pampeanos en la lucha por el río Atuel?
-Si. Incluso acá sucede. Los chicos conocen la historia y todos están informados. Es un tema del que se habla.

Casi todos con trabajo
Todos los meses Gatica tiene que hacer gestiones para que cierren los números de la localidad. La comuna tiene desde siempre un déficit que todos los meses cubre con aportes de provincia. Actualmente el municipio cuenta con 18 empleados en planta permanente y 5 contratados además de los funcionarios del Ejecutivo. El CD tiene 3 concejales. La buena noticia es que desde 2013, la comuna comenzó a cobrar las tasas y los pobladores respondieron bien: el 60% las paga. “Hay desocupados, pero no son muchos. Por suerte casi toda la gente tiene trabajo”, dijo el intendente.

Compartir