Luisa Ponce: “No comparto la idea de que se haya ido”

(Winifreda) – La concejala justicialista estimó que la legisladora debería haberle dado una tregua a Cristina Fernández para ver si recomponía su relación con los diputados oficialistas que votaron en contra de la resolución 125.
En el peronismo winifredense están divididas las opiniones sobre la decisión tomada por la diputada nacional Adriana García. La legisladora decidió irse del bloque del Frente para la Victoria-PJ para sumarse a la bancada “felipista” encabezada por el ex gobernador bonaerense Felipe Solá, quien también rompió relaciones con el bloque oficialista.
La concejala justicialista Luisa Ponce juzgó que fue una medida apresurada la que tomó García, quien fue intendenta de esta localidad entre 1995 y 2003. “Tuvimos una charla con ella en la Unidad Básica unos días antes de que anunciara su separación del bloque. Respetamos plenamente su decisión porque es algo muy personal y sus argumentos son valederos. Pero también nos sorprende porque Adriana fue una kirchnerista de la primera hora en la provincia”.
– ¿Usted comparte esa decisión?
– Personalmente, no comparto la idea de que se haya ido del bloque oficialista. Dentro del partido hay muchas opiniones. Hay compañeros que la respaldan y otro que no están de acuerdo. A la mayoría les disgusta que haya roto relaciones con el bloque mayoritario.
-Por qué está en desacuerdo?
-No me parece que haya sido el momento oportuno. Debería haber esperado, darle una tregua al gobierno de Cristina Fernández para ver si cambiaba su manera de relacionarse con los diputados de su propio bloque. No le dio al gobierno la oportunidad de trabajar junto a sus diputados un poco más, aunque ella sostiene que eso era imposible porque no le daban participación en el bloque FPV-PJ y tampoco era escuchada. Insisto, sus argumentos son válidos pero yo hubiera esperado un tiempo más.

Alejamiento.
Vale recordar que García fue intendenta de Winifreda durante la época en que la provincia estaba administrada por el ex gobernador Rubén Marín, actual senador nacional y líder Convergencia Peronista. Fue la única jefa comunal que en su momento se reveló contra Convergencia porque apoyaba una nueva candidatura a presidente de Carlos Menem y en soledad respaldó al ex presidente Néstor Kirchner, jugada política de la cual salió airosa. Su amor al kirchnerismo fue tan profundo que en las últimas elecciones generales (octubre 2007) distribuyó en cada hogar winifredense una carta a través de la cual le pidió a los electores que votaran la lista completa del PJ.
Cuando estalló el conflicto del gobierno con el campo, García votó en contra de la resolución 125 que impulsaban Cristina Fernández y Néstor Kirchner. A partir de ese momento comenzó a ser discriminada dentro del bloque oficialista. Esta situación provocó su alejamiento del matrimonio presidencial.