“Me pegaban y me pisaban”

MUJER DENUNCIO BRUTALIDAD POLICIAL EN CONTROL DE TRANSITO

(General Pico) – Una joven motociclista a la que días atrás en esta ciudad le retuvieron la motocicleta en otro polémico operativo de tránsito, ayer a la mañana en sede de fiscalía de los tribunales piquenses, denunció haber sido víctima de abuso policial. Acompañada por su pareja, Johanna Leiva se presentó ayer en la Unidad de Atención Primaria (UAP), donde relató lo acontecido el viernes minutos antes de las 18, en un control de tránsito que se llevó a cabo en la intersección de las calles 13 y 40.
“Recibí un abuso de autoridad feo y creí que tenía que venir a hacer la denuncia porque no pueden seguir”, dijo la joven a quien en el operativo de tránsito le retuvieron una motocicleta marca Guerrero 110 cc, por no tener los espejos retrovisores colocados.
Ante la insistencia de los oficiales de proceder con la retención del rodado, la mujer se comunicó con algunos de sus familiares, quienes en pocos minutos les acercaron los elementos faltantes. La motociclista indicó que intentó colocar los espejos ante la vista de los policías, y en ese momento se generó un forcejeo en el que resultó con algunas lesiones de carácter leve “en las piernas, tobillos, caderas, brazos y las muñecas”.
“Sufrí algo que no me voy a olvidar, todo por una retención de moto que para mí fue injusta. Los espejos que me faltaban ya los había colocado y para mí era justo una infracción. Se generó todo un problema horrible y terminé en el hospital desmayada”, dijo la denunciante quien ayer fue revisada por el médico forense.

Maltrato.
Leiva indicó que los efectivos policiales que llevaban adelante el operativo de tránsito, la esposaron dos veces.
“Me esposaron primero un solo brazo, y en la segunda vez me bajaron a la fuerza de la moto y me dejaron arrodillada contra el patrullero y me esposaron. De los nervios me desmayé. El griterío empezó cuando me trajeron los espejos y me estaban esposando, me pegaban patadas, me pisaban, me bajaban a la fuerza por las piernas, fue toda una brutalidad”, dijo.
Hace dos meses, la madre de Leiva, una mujer de 54 años, fue esposada y trasladada a la comisaría en un control de tránsito que se realizó frente a la sede céntrica del Banco Pampa, luego a que se negara a que le retuvieran la motocicleta.
La joven, que ahora estuvo involucrada en otro operativo polémico, no cree que exista una persecución hacia su familia, y agregó que presentará un breve video sobre su detención que fue publicado en las redes sociales.

Documentación.
Además de haber presentado ayer la denuncia en fiscalía, por considerar que hubo un abuso en el accionar policial, la joven ya inició los trámites para recuperar su vehículo que quedó alojado en los depósitos municipales. Para ello debe gestionar un permiso para poder abrir el asiento de la moto, donde tiene guardada su documentación personal como la del rodado. Luego deberá abonar el costo de la retención y el de la estadía de la moto en el depósito municipal.
“Tengo la documentación dentro de la moto, ahora ni siquiera la puedo retirar, porque tengo que esperar a que me den una orden para que me abran el asiento, porque tengo todo en la billetera”, dijo.
La joven motociclista aseguró además que al momento del operativo contaba con el carné, la tarjeta verde y el recibo del seguro, y que sólo le faltaban los espejos retrovisores, por lo cual les pidió que le labraran una infracción pero que no le retuvieran la moto.
Por último la denunciante se quejó de haber sido violentada por cuatro efectivos masculinos, siendo que había una sola policía mujer, que sólo daba vueltas a su alrededor.

Compartir