“Me prohibieron de por vida dar clases”

ARAUZ: ACTO POR EL DIA DE LOS DDHH

“A mí me prohibieron de por vida dar clases”, expresó el ex profesor del Instituto José Ingenieros Víctor Pozo Grados, al ser consultado por el acto llevado a cabo el jueves, en Jacinto Arauz en el día de los Derechos Humanos.
El docente detenido por los militares durante el copamiento del colegio araucense, consideró que era una parte del reconocimiento “al atropello que sufrimos hace 40 años, es la primera vez que me invitan oficialmente a un acto en el colegio”.
Expresó que en democracia “podés pensar distinto o manifestarte como uno quiere, uno puede decir lo que quiera en cualquier lugar y sin problemas, sin el miedo que alguien te denuncie como nos ocurrió a nosotros, que en un grupo de vecino se le ocurrió decir que estábamos en una cosa rara. Algunos pagamos con cárcel y otros con la echada del colegio, como el caso mío, que me prohibieron de por vida dar clase y de hecho nunca más volví, a pesar que uno tenía en el alma eso de enseñar o mostrar las cosas que había aprendido”.
-¿Qué sensación te quedó ver a militares, que en su momento pusieron en jaque al sistema democrático, desfilando?
-La misma que cuando concurrimos al juicio que se hizo en Santa Rosa y ver a esa gente que nos había atropellado tan mal, por supuesto que en el plano personal no tenía nada que ver, pero lo que pasa que ellos, llevados por una mentalidad que existía en ese momento actuaron de esa manera. No se puede alterar el ánimo de ningún prójimo como hicieron ellos en ese momento y sobre todo, no sólo el padecimiento nuestro en lo particular, en lo físico lo de menos, si no en nuestras familias, en el caso mío repercutió para toda la vida.

Denunciantes.
Al referirse a los civiles denunciantes de aquella época, Pozo Grados se explayó: “Los que viven por ahora te rehuyen, te saludan de compromiso, pero sabemos que están con la cola entre las patas, porque saben que cometieron una aberración, porque muchos de nosotros lo
pagamos con cárcel, injusta por supuesto, entonces eso, no es suficientemente que dudemos que el tipo tiene algún remordimiento.

Compartir