Miel: una cosecha buena pero sin rinde económico

APICULTORES ESPERAN SUBSISTIR HASTA QUE LA SITUACION MEJORE

Tras varios meses de la última cosecha el principal conflicto del sector apícola es preparase para la siguiente etapa con rindes económicos que no dejaron margen para inversión. En el Parque Apícola local se realizan readecuaciones en la sala de extracción.
GENERAL PICO – El presidente de la Cooperativa Apícola Patagonia, Alberto Marchesi, dijo que el sector sigue en un momento difícil y por ahora no se hacen inversiones para ampliar en cantidad y tampoco para incursionar en subproductos y derivados. “Estamos en un momento malo pero todos tenemos la esperanza que cambie, y trataremos de aguantar. Muchos se están cayendo”, señaló.
El problema son los precios, refirió el apicultor, porque se trabaja a costo y se hace difícil subsistir. En La Pampa al igual que otras provincias, el precio por kilo rondó los 16 pesos y sólo pudo obtener entre 18 y 19 pesos el productor que tuvo margen para dar a pagar en 30 y 60 días.
“Con estos precios no sirve”, afirmó y explicó que la cosecha 2016 fue muy buena pero el valor de la miel es un 50 por ciento menor que hace dos años y los insumos están más caros. Por ejemplo, el tambor para almacenar salía 270 pesos en 2015 y ahora se pagó en 400 pesos.
Para exportar los apicultores han soportado estos precios bajos, explicó Marchesi, porque es lo que determinan los exportadores que reciben la miel del productor y dicen percibir unos 1.700 dólares por tonelada.
Para pensar en nuevos productos se desarrolló el pasado año una capacitación para producción de vinagre, hidromiel y cerveza, pero por el momento algunos productores incursionaron en esas elaboraciones para consumo propio y no se llegó a algo comercial.

Mejoras en el parque.
El Ministerio de la Producción de la provincia destinó 700.000 pesos de inversión para las reparaciones en el Parque Apícola y Agroalimentario de esta ciudad. Desde la segunda semana de junio se realizan mejoras edilicias en los techos y de pintura en general. Además la cooperativa apícola, que tiene en concesión la sala de extracción y el depósito, va a realizar el movimiento de las maquinarias para mejorar el flujo del proceso productivo.
“Necesitábamos realizar un reordenamiento dentro de la sala, año a año las instalaciones se van mejorando y ahora se trata de hacer toda la extracción en frío. Por ello se reordenaron las líneas de equipos para trabajar en frío y seguir con el proceso habitual para la miel, la extracción de cera, entre otras”, explicó Marchesi.
El trabajo en el parque local se mantiene, en las instalaciones inauguradas en 2009 que en principio nuclearon sólo a cinco productores. Esta última temporada 25 productores estuvieron trabajando en la sala y se sumaron usuarios que asisten a la cooperativa a comprar insumos.
Ahora apuntarán a mejorar las instalaciones y realizar la extracción en frío, teniendo en cuenta las condiciones que establece el Senasa.

Compartir