Miles de embarazadas en los cursos gratuitos

GENERAL PICO: HACE 30 AÑOS QUE SE DICTAN CLASES DE PREPARTO

Los cursos preparto benefician a las embarazadas y también al equipo médico que debe ayudarlas a dar a luz. La propuesta que se desarrolla en esta ciudad es gratuita y flexible para que las mujeres se puedan sumar.
Cada año centenares de embarazadas asisten a los cursos preparto gratuitos que brinda el Hospital Gobernador Centeno y los diferentes centros de salud barriales. De esa forma las futuras mamás ayudan al nacimiento de sus hijos y eliminan ciertos temores como el miedo al dolor.
Cuando la clase arranca las embarazadas se presentan, si hay nuevas en el grupo, cuentan para cuándo tienen fecha, hablan de cómo vienen con los dolores y otras molestias, si hubo novedades en la consulta médica y más vivencias que tienen en común. Luego deben ubicarse en las colchonetas y a medida que se da la teoría también se agrega la práctica con los ejercicios guiados. Además, los cursos tienen la característica de ser cíclicos, y por esa razón las mujeres pueden incorporarse en cualquier semana y aún así cumplir con todas las clases.
En esta ciudad hay un equipo de trabajo que se encarga de llevar adelante este programa. Bibiana Rodríguez está a cargo del curso en el hospital local, Cristina Giménez y Eliana Minetto, son las obstetras en los centros de salud barriales y la médica Graciela Alvarez cubre la temática de lactancia y cuidados del bebé en las clases que se dictan en el Gobernador Centeno.
Rodríguez explicó que se trata de una clase semanal, de unos 45 minutos, con la intención de preparar a las embarazadas para el parto. Con un curso que consta de cuatro clases, abordando temas que son importantes antes de dar a luz.
Giménez dijo que se recomienda que inicien desde las 32 semanas de gestación, pero esa no es una condición obligatoria. Sin embargo, explicó que cerca de la fecha parto es mejor para que no se olviden de lo aprendido.

Para todas.
De los cursos pueden participar primerizas y mujeres que ya tienen hijos anteriores, explicó Minetto.
Giménez, con 43 años de experiencia en obstetricia, confirmó que en los barrios también tienen buena convocatoria, incluso con aquellas personas que tienen obra social y se atienden en forma privada. Y agregó que se hace difícil la conducción del trabajo de parto en las madres muy jóvenes, porque tienen miedo y se ponen nerviosas. Es importante que la familia las acompañe y tratar de que el bebé nazca por vía natural, agregó.
MInetto dijo que el curso es una forma de preparación, sin considerar que finalmente pueda haber una cesárea porque esas situaciones surgen por decisión del médico. Durante las clases se hace un acercamiento a toda esa realidad con un recorrido por la sala de partos y una descripción de lo que va a ocurrir en el día del parto.
“El temor siempre es el dolor, cuánto van a poder soportar. Por eso se busca desmitificar la idea de que se necesita tener dolor para parir”, afirmó Rodríguez.
La médica Alvarez indicó que hace dos años que se incorporó al curso porque advirtieron que muchas mamás se encuentran con dificultades después del parto para poder amantar. Así se dan a conocer los beneficios de la leche materna, se eliminan los miedos relacionados con atender al bebé, y se descartan muchos mitos y suposiciones sobre el tema. “Es muy útil y se ve que las futuras mamás tienen muchos deseos de amantar”, aseguró.
En conclusión, las entrevistadas coincidieron en que el curso preparto hace la diferencia al momento de dar a luz. Las mujeres que asisten llegan al parto con mayor tranquilidad, si bien sus experiencias serán diferentes.