Inauguran planta de molienda de soja

Una nutrida presencia de productores, empresarios, proveedores y vecinos de la localidad se dieron cita en la inauguración de la nueva planta que se suma a la planta de biodiesel, a la producción de balanceado y al envasado de aceite. Producirá harina de soja y aceite.
Antes del acto la empresa organizó recorridos por las instalaciones para los visitantes en que una cantidad superior al medio millar participaron del la inauguración.
El titular de la firma, Carlos Souto y el vicepresidente Tomás Lorda, junto a empleados y familiares, encabezaron el acto que se inició al mediodía en el mismo predio de la empresa sobre la ruta provincial 1 en la localidad de Catriló.

Desahogo.
La inauguración de la primera planta de molienda de soja de La Pampa fue la ocasión que eligió el empresario Carlos Souto para responderle al gobernador Carlos Verna y al intendente de Santa Rosa Leandro “Alihuen” Altolaguirre, las acusaciones que lanzaron contra el emprendimiento. El primero dijo -sin nombrar a la empresa- que los créditos de promoción industrial eran un “curro” para pocos y Souto interpretó que la acusación había sido lanzada en su contra. El intendente santarroseño acusó a la empresa que en vez de Gente de La Pampa debería llamarse “Gente de la Trampa”.
Souto, visiblemente emocionado por la inauguración y ofuscado por las acusaciones del poder político, anticipó que su discurso iba a ser, en cierta forma, un desahogo.
Resaltó el significado que la incorporación de la molienda de soja para la provincia en cuanto es una puesta de valor agregado a producción pampeana. Destacó que la molienda aumentó en medio centenar de trabajadores la planta de personal, quince más de lo que se había comprometido la firma al recibir el crédito, y destacó que se hizo con mucho menos de lo que cuesta crear un empleo en el complejo oleaginoso.

Empleo.
En el mundo y en el país, dijo, crear un puesto de trabajo en la industria aceitera, cuesta dos millones de dólares mientras que, en Gente de La Pampa, se hizo con mucho menos. Souto respondió así a la acusación que se le formula desde el gobierno de que, contabilizado el crédito de promoción que recibió, un empleo le insume varios millones de pesos a las arcas provinciales mientras que con los microcréditos del Ministerio de Desarrollo Territorial, la provincia los crea con solo poco más de cien mil pesos.
El empresario replicó que la ampliación se hizo no solo con el crédito sino que hubo un aporte de capital similar de la empresa y que no es dinero que le fue regalado sino que será devuelto en el retorno acordado. Dijo además que hay que contabilizar como “devolución” la generación de actividad económica que generará más empleo, más fletes, más proveedores, más ahorro a productores en sus compras a la firma y más aporte al movimiento de la economía provincial con las operaciones de exportación y de ventas fuera de la provincia. En suma, dijo Souto, la facturación de la empresa en plena producción será de 400 millones de pesos anuales, varias veces más que el crédito recibido, que se sumará a la actividad económica del sector y de la provincia.

Chinos.
Recordó luego cuando en la gestión anterior Verna viajó a China y, pese a que la planta de Gente de La Pampa produce productos que son los que mayormente compra ese país, no fueron invitados a viajar ni tampoco llevaron a la planata de Gente de La Pampa a los empresarios y funcionarios chinos cuando visitaron la provincia para hacer negocios. En la lista de agravios del gobierno hacia la empresa recordó dolido cuando hace unos años intentaron poner una planta de leche en polvo y el ministro Ricardo Moralejo, para quien tuvo párrafos de reproche, les puso una y mil trabas y luego terminó trayendo a empresarios de la firma Mastellone que prometieron poner una planta de recepción de leche en Quemú Quemú. Finalmente, se lamentó, La Pampa no tuvo ni la planta de leche en polvo que proponían, ni menos la que prometió Mastellone y terminó instalando en Trenque Lauquen en vez de en Quemú Quemú.

Altolaguirre y Moreno.
Tuvo también palabras de respuesta hacia el intendente Altolaguirre a quien le reprocha haber acusado a la empresa de ser tramposa. Dijo que la gente ha sido generosa con “Alihuen” Altolaguirre, como lo llamó, con la elección en la que ganó la intendencia santarroseña solo hablando y sigue hablando ahora cuando debe gestionar.
De todos modos dijo, y pese a su dura respuesta a Verna, lo invitó a visitar la planta para que se compruebe que el dinero pampeano fue bien usado para generar valor agregado y empleo.
No ocultó, por último, su esperanza de que se terminen los subsidios en el mercado del aceite que “un senador del Frente para la Victoria” (en indirecta alusión a Roberto Urquía, titular de Aceitera General Deheza de Córdoba) negoció con el ex Secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y que les cerró las góndolas de las supermercados impidiéndoles competir en igualdad de condiciones con las grandes productoras de aceite.

La planta en números
La planta de molienda de soja inaugurada por la firma Gente de La Pampa en procesará unas 600 toneladas diarias con un cálculo anual de unas 200 mil toneladas. Tendrá capacidad para producir un 25% de la soja producida en La Pampa. El 80% de la producción será harina de soja, proteína, y el 20% aceite que servirá para abastecer a la planta de biodiesel que la firma posee en el mismo predio. La inversión total fue de 178 millones de pesos de los cuales, 98 fueron un crédito de promoción industrial y el resto aportes de capital de la firma.

Humor
El discurso de Souto, reflejó las tensiones que sufrió como empresario tras el cambio de gobierno y de visión sobre la Promoción Industrial. Dijo lo suyo pero terminó con humor: contó que soñó que era asesor de gobierno y hacía cambios en el gabinete mandando a todos a lugares distintos a los que hoy ejercen.

Compartir