Mudan puesto para evitar un mayor tránsito por la ruta 10

REALIZARAN ALTEO EN TRAMO CORTADO EN LA ARTERIA NACIONAL 5

El puesto policial de Catriló que advertía a los conductores de la interrupción de la ruta 5, se mudó a Lonquimay. Se hizo para evitar que se desvíen por la 10 que está en muy mal estado. El martes iniciarán el alteo en el tramo cerca de La Gloria, que estará cortado 20 días.
Mientras se espera que el martes comiencen los trabajos de alteo en el tramo cortado por la presencia de agua en la ruta nacional 5 entre La Gloria y Uriburu, el móvil policial que se encontraba en Catriló, que advierte a los conductores sobre las alternativas para esquivar el corte, se mudó ayer a la mañana a Lonquimay. La interrupción de la arteria se extenderá al menos 20 días.
Desde las 10 de ayer, el móvil con dos uniformados se encuentran en el cruce de las rutas 5 y 1 en Lonquimay. La decisión fue adoptada por la Unidad Regional I de Policía, y sería para evitar un mayor tránsito por la ruta provincial 10 que está en muy mal estado.
Los vehículos que recorren la ruta 5 hacia el este deben desviarse en el cruce con la provincial 7 hasta la 10 (pasando por Colonia Barón) y de allí a la 1 (en Miguel Cané) hasta la 5 en Catriló para seguir viaje hacia Buenos Aires.
Para evitar que los que llegan a Catriló y tienen como destino Santa Rosa o Toay hagan ese recorrido (a la inversa), ahora el móvil policial se trasladó a Lonquimay. Así los que arriban hasta el nuevo puesto policial desde el este, para ir a Santa Rosa o Toay deberán circular por la ruta 1 hasta la 14 (en Miguel Riglos) y desde allí hasta la nacional 35.
En tanto el puesto caminero catrilense, en momentos que hay operativos, advierten a los conductores sobre el corte de la 5 a la altura de La Gloria. Por su parte, los últimos tres días en el puesto del cruce de 5 y 1, los efectivos dispusieron en el control de un toldo y luz (a través de un grupo electrógeno), que fue gestionada por el médico Diego Arroyo del hospital local.

Alteo.
En los últimos días en el tramo cortado se trabajó en el desagote del agua que había sobre la cinta asfáltica y se están reparando los terraplenes. A la altura de la curva de “Los Robles” el cordón de tierra del sector norte reventó el domingo poco antes del mediodía y se tuvo que cortar la arteria porque se inundó y se tornó peligroso el tránsito vehicular.
Personal de Bomberos Voluntarios de Lonquimay trabajó en el kilómetro 562 con sus móviles para desagotar el tramo inundado. El agua en el sector norte de la banquina está a aproximadamente 45 centímetros por sobre la cinta asfáltica. La empresa concesionaria de la ruta realiza tareas de reparación de los cordones de tierra en las banquinas y el martes estarían comenzando a construir un alteo de una extensión de 450 a 500 metros.
Según fuentes consultadas por este diario, los trabajos consistirán en la colocación de tosca y otros elementos sobre la calzada hasta un metro de altura y luego se pondrá unos 10 centímetros de carpeta asfáltica para habilitar nuevamente la importante ruta nacional que conecta La Pampa con Buenos Aires. La obra, que incluirá la colocación de los guardarrailes, demandará al menos 20 días, agregaron los voceros.