Nación le adeuda a entidad de Mirasol

GOBIERNO LE DEBE 350 MIL PESOS POR EL PACTO DE CONVERGENCIA

El gobierno nacional aún adeuda fondos del Pacto de Convergencia a la cooperativa de servicios públicos de Villa Mirasol. Con ese dinero, dijo el presidente de la entidad, “nos alcanzaría para dejar todas las cuentas al día y algo más”.
El gobierno nacional aún debe a la cooperativa de servicios públicos de Villa Mirasol una suma superior a los 350 mil pesos por el Pacto de Convergencia, cifra que le permitiría equilibrar sus cuentas “y hacer alguna cosa más”, reveló el presidente de la entidad, Pablo Miyahira.
El dirigente, en diálogo con LA ARENA, sostuvo que pese a su escasez de volumen la entidad sigue adelante en forma más o menos equilibrada y con servicios de buena calidad. El miércoles a la noche recibieron la visita (ver aparte) del subsecretario de Cooperativas en una etapa donde pretenden estar “más integrados al movimiento cooperativo, que tiene problemas comunes”.
Destacó que la conducción que integra “está comprometida, al armar la lista buscamos gente que trabaje en forma constante y no pase como en general sucede que son dos o tres los que se mueven”, dijo y recordó que en lo personal “integré el consejo anterior, como secretario y ahora me tocó la presidencia”. Ingresó a la actividad “para dar una mano, me encontré con algo interesante donde siempre se aprende y se puede crecer”.
También reconoció que esta conducción “está más abierta al resto del movimiento, más integrada” e indicó que se debe a que “antes nos decían que éramos una cooperativa muy chica, con poca voz, pero los problemas son comunes y sirve trabajar en conjunto”.
La pequeña entidad tiene hoy los problemas que acarrea su escaso volumen. Bajos ingresos y gastos que van de la mano de la inflación y desequilibran las cuentas. “Acá la pelea es diaria, ver cómo se lleva adelante la gestión, qué es lo que se paga y qué se queda debiendo, pero vamos caminando”.

Deuda
Reveló que Nación aún adeuda fondos del Pacto de Convergencia, una suma superior a los 350 mil pesos, una cifra “que nos alcanzaría para dejar todas las cuentas al día y algo más”, sostuvo Miyahira. A pesar de lo ajustado, los servicios principales alcanzan “una buena calidad”, en el caso de la energía partiendo de una buena provisión ya que la APE “ha trabajando sobre la línea principal y acá en el pueblo tenemos todo con preensamblado y postes de cemento. Y estamos avanzando en toda la zona rural con el reemplazo de los postes de madera que quedan”, informó.
En agua potable, la instalación un tiempo atrás de un nuevo tanque elevado ha traído trastornos en la red de distribución. “Tenemos más presión y se rompen las cañerías más viejas. Parte de la red ya se reemplazó pero falta, estamos gestionando fondos para seguir”.

“Monedero”.
En la entrega de agua tratada por ósmosis, la entidad ha puesto en marcha un sistema “monedero” en su planta. Consiste en una máquina diseñada por un trabajador de la cooperativa que funciona con un cospel y que entrega una cantidad justa del elemento. “No es con un afán de recaudar, el cospel cuesta 2,5 pesos y ha servido para que no haya tanto derroche, el consumo se ha estabilizado”.

También la venta de artículos del hogar puede considerarse aquí un servicio social. “No tenemos grandes ganancias pero le damos a la gente la chance de tener esos artículos en cuotas, a un buen precio y sin tener que salir de la localidad para comprarlos, como sucedía antes”, aclaró el presidente y lo puso en el mismo plano del servicio de “cobro express” que ofrece la entidad y mediante el cual los vecinos no deben ir hasta Colonia Barón a pagar sus facturas”.
Ahora, aunque no lo dicen en voz muy alta, tienen esperanza de poder acceder al sistema “Pampa Pagos” del BLP, que aunque se lo han pedido todavía no incluyó a Mirasol entre las localidades en las que pondrá un cajero automático.
Miyahira indicó también que la entidad ha podido a volver a construir nichos cooperativos, que pone a disposición de los socios en cuotas y complementa el servicio de sepelios.

Gordillo se reunió con consejo.
El subsecretario de Cooperativas, Claudio Gordillo, visitó la entidad de Mirasol y junto a sus directivos repasó los temas de actualidad y planes de la entidad y los informó sobre las políticas públicas hacia el sector y las herramientas de crédito disponibles.
Gordillo llegó acompañado por el presidente de la Fepamco, Carlos Santarossa, y colaboradores y fue recibido por Miyahira y el resto del consejo de administración. Al cabo del encuentro, el anfitrión destacó “la importancia de la reunión por la información que nos aportaron y que nos servirá de mucho para la tarea cotidiana y algún proyecto que tenemos en la cooperativa”.
Uno de los puntos destacados del encuentro fue la visita a la planta de agua tratada donde el trabajador de la cooperativa que lo diseñó mostró el funcionamiento del “monedero”, un sistema por el cual la entrega de agua se hace mediante un cospel cuya implementación ha permitido desde su puesta en marcha racionalizar el consumo del preciado elemento y un pequeño beneficio económico para la cooperativa.
El funcionario anunció que desde hace un par de semanas inició esta serie de visitas que se irá extendido progresivamente a las cooperativas de la provincia.

Compartir