Niegan inspección a salón de fiestas

QUEJAS POR RUIDOS MOLESTOS

(General Acha) – Se supo ayer extraoficialmente que inspectores municipales fueron privados de ingresar a un local comercial, donde deberían cumplir una tarea oficial en torno a un reclamo formulado por otro comerciante del mismo rubro, en la madrugada del domingo.
Al cierre de esta edición, había resultado imposible obtener una información oficial para clarificar la situación, suscitada en torno a dos acontecimientos sociales que por separado se celebraban desde la noche del sábado último en sendos locales conocidos como “salón de fiestas”, situados en cercanías del acceso principal de General Acha.
Esta corresponsalía difundió en la edición del domingo los trascendidos y aguardaba una confirmación o rectificación en caso de considerarlo procedente.
Sin embargo, trasladado ese requerimiento al director del área de Comercio y Bromatología Municipal, Francisco Culla, éste pidió postergar toda respuesta hasta el día siguiente. Aunque La Arena pidió una confirmación, el funcionario dijo que desconocía la información.
Mientras tanto, también por fuentes extraoficiales, trascendió la existencia de una queja, que podría adquirir el carácter de denuncia, relacionada con un fuerte y sostenido estallido de elementos explosivos de pirotecnia, sobre las 21.15 del sábado y que formaría parte de la instancia previa de los festejos que se prolongarían largamente durante la noche. El reclamo se habría realizado por haberse utilizado una superficie distante del local de la fiesta y muy cercano a otra propiedad.
En cuanto a la música en alto volumen y supuestamente amplificada al aire libre, puede ser considerado como ocasional molestia para vecinos que potencialmente debieron interrumpir su descanso en las horas nocturnas. Pero el eje central debería cuestionar sobre todo la molestia que indudablemente ese sonido les causó a pacientes del hospital Padre Angel Buodo, situado muy cerca del lugar de donde provenía la música.