“No cumplieron promesa y se borraron”

PUELEN: LA FAMILIA PINO REITERA RECLAMOS A PROVINCIA

La familia Pino insiste que un camino prometido no está terminado. Hace un mes un integrante amenazó al intendente con un cuchillo. Ahora acusan a Provincia y comuna de “aliarse por las elecciones” y de haberse “borrado”.
Un integrante de la familia Pino, quienes mantienen una controversia con los gobiernos municipal y provincial por la apertura de un camino vecinal, reiteró sus reclamos para “que cumplan las promesas”. El poblador oesteño aseguró que “el camino no fue terminado y ni la Provincia, ni el INAI, aparecieron ni nos contactaron mas”.
A mediados de febrero pasado, Dorila Pino (66 años), según denunciaron sus familiares, quedó encerrada en su puesto en el Salitral Blanco cuando dos vecinos, de apellidos Rufino Llanos y Valeriano Ainó, le pusieron candados a tranqueras por las que discurre una huella que históricamente hace las veces de servidumbre de paso. Los hijos de la mujer encabezaron una movilización popular que el lunes 20 de febrero tomaron pacíficamente la municipalidad de Puelén criticando actitudes del intendente Carlos Llanos.
Ante esa circunstancia el gobernador Carlos Verna envió una comitiva interdisciplinaria encabezada por la coordinadora general de Regularización de Tierras de la provincia, Valeria Losada. Esta gestión pactó con los Pino darle acceso al puesto a través de la construcción de un camino, la promesa era que estaría terminado en 30 ó 60 días.
Los Pino se mantuvieron quejosos porque aseguran, hasta el día de hoy, que el camino no está terminado como corresponde. Tal es el estado de molestia que tienen que el 1 de agosto Losada, personal de Vialidad y el intendente Llanos, estaban visualizando los trabajos en ese lugar cuando Mario Pino les reclamó airadamente considerando que no habían terminado los trabajos, e incluso persiguió al jefe comunal cuchillo en mano.

“Se borraron”.
Mario Pino criticó a los funcionarios provinciales. “Vinieron y nos prometieron que en pocos días hacían en camino, hoy ni la ambulancia quiere ir porque se les rompen las cubiertas porque está lleno de troncos y alpatacos. El camino empieza ancho y después es muy finito y pusieron una tranqueritas en las que no pasa un camión y no son capaces de pasar una máquina. Para nosotros no terminaron de hacer el camino. Pongo la cara yo porque la otra gente no se anima a hablar”; protestó.
“Son tiempos de elecciones, se ‘abuenaron’ con el intendente Llanos por los votos y listo se olvidaron de nosotros. No aparecieron ni llamaron mas, ni -Valeria- Losada, ni los de Vialidad. Tampoco los del INAI que prometieron hacer relevamientos de tierras. Y menos Javier Weiz -director General de Promoción Social- que le prometió a mi madre ayudarle a terminar un baño”, agregó.
Por último el poblador usó la sorna para expresar el descontento. “La gente que se comprometió en solucionarnos la situación se borraron, no aparecieron más. Me prometieron que una vez terminado el tema irían a comer unos chivitos al puesto de Dorila en el Salitral Blanco, les aviso que los animalitos ya están grandes”, concluyó Mario Pino.