“No te puede fallar ningún equipo”

GENERAL PICO: EL AVION AMBULANCIA CUENTA CON MEDICOS HABILITADOS POR LA FUERZA AEREA

Para realizar traslados y salvar vidas el avión ambulancia del municipio piquense ha transportado a muchos pampeanos desde hace 20 años. Cuando hay que trabajar en el aire hay dos pilotos especializados y un grupo de médicos y enfermeros habilitados para realizar esa labor.
El médico Carlos Zamora, coordinador del servicio de salud que se brinda mediante el avión ambulancia, se refirió a esta historia que desde el año 1996, en medio de un proceso emergente de complejización del servicio de salud, brinda una oportunidad de traslado rápido a los pacientes críticos.
Todo comenzó cuando tanto los sectores público y privado de esta ciudad tuvieron un movimiento médico importante con la llegada de especialistas, la incorporación de los servicios de emergencia como lo fue Simepa, el establecimiento de las terapias intensivas y otros. Desde el municipio, con Luis Campo en la intendencia piquense, se presentó el proyecto del avión ambulancia que fue aprobado por el Concejo Deliberante. En ese momento se adquirió una nave con cuatro plazas.
“Teníamos una realidad tremenda en esa época, porque debíamos trasladar a los pacientes en ambulancias tanto para hacer una tomografía en Junín como para internarlos en Buenos Aires”, dijo Zamora, e incluso recordó que utilizaban una Ford F100 de techo bajo.
Ahora a Buenos Aires se llega en una uno hora y cuarenta y cinco minutos. Se cuenta con un avión Piper Navajo de 10 plazas que en lo operativo se utiliza para seis personas, considerando médicos, enfermeras, pilotos, paciente y familiares.
“Es el único avión sanitario municipal que existe en el país, y esta es una buena carta de presentación cuando se llega a diferentes provincias”, señaló el coordinador.

Preparativos.
Antes de partir en un vuelo hay una serie de pautas a cumplir, primero el médico solicita el avión ambulancia para un paciente crítico que requiere ir a un centro de mayor complejidad. Luego se pone en marcha todo el sistema dando aviso al piloto que comprueba si las condiciones meteorológicas son adecuadas para poder volar. Se convoca al personal, médico y enfermeros, y en una hora ya está todo listo. Aunque un factor determinante son los preparativos en el lugar de destino, Zamora dijo que se requiere la cama lista en el centro al cual se lleva al paciente y también una ambulancia disponible para hacer el traslado desde el aeroparque.
Cuando se inició todo en el año 1996 los médicos que viajan eran los que estaban en los servicios críticos pero luego se impuso un curso de la Fuerza Aérea a realizar en Buenos Aires. El entrevistado explicó que esa habilitación es obligatoria y hasta el año 2000 estaba la dificultad de que duraba casi dos años. Ese problema fue visto por todas las provincias y se logró como respuesta que se disponga de una capacitación intensiva durante una semana que se suplementa con varias prácticas durante el año. De esa forma se logra tener aeroevacuadores habilitados.
Además, el avión tiene dos pilotos asignados, con experiencia y que están dedicados a este trabajo.

Aeroevacuadores.
En General Pico hay unos siete médicos que pueden realizar este trabajo y que pertenecen a diferentes especialidades. Y también están los enfermeros. Ahora se esperan nuevas reincorporaciones porque se generaron algunas vacantes en el servicio.
Zamora señaló que se trata de un trabajo que genera un importante desgaste en las personas que deben cumplir con su labor en el avión ambulancia, se trata de cuidar pacientes críticos y al estar arriba todo se potencia más.
“No te puede fallar ningún equipo porque ya estás en el aire, no te podés olvidar nada y también tenés un espacio reducido para trabajar. Y todo bajo la mirada de los familiares”, dijo el coordinador. Por lo tanto, es una tarea que genera mucho estrés y son personas que saben trabajar con la adrenalina del vuelo.
En cuanto a tecnología la inversión de años anteriores ha sido interesante, si bien el recambio debe hacerse a medida que pasa el tiempo. Son equipamientos cotizados en dólares y euros por lo que se debe planificar y compra la provincia. El mantenimiento del avión en sí depende del municipio.

Al año, 34 vuelos.
El avión ambulancia tiene las últimas estadísticas de su actividad en el período que va desde el año 2008 hasta el 2014. En ese tiempo el promedio anual de viajes se determinó en 34 vuelos.
Según esos datos la mayoría de las salidas fueron por casos de pacientes adultos, más del 50 por ciento, mientras que neonatales representó el 25 por ciento y en tercer lugar quedaron los pediátricos.
Más de 15 localidades que tienen convenio para uso del avión ambulancia y la cantidad de viajes por ciudad ha sido variable en el tiempo, aunque por cuestiones lógicas las comunidades más numerosas son las que han tenido más demanda de viajes. Los vuelos tienen como destino, más del 60 por ciento, a Buenos Aires, luego a Córdoba u otra provincia.