“Nuestra arma, la ley”

RECLAMO POR PREXISTENCIA ABORIGEN

“Venimos a honrar nuestros antepasados: los que están allá arriba, en la planicie, como los que están en este lugar (por el cementerio actual)”, remarcó el lonko Miguel Sotero Patiño, en la ceremonia de homenaje desarrollada como parte de la celebración del 134 aniversario de la fundación de esta ciudad.
El testimonio se realizó en el predio del cementerio, incluyendo el depósito de una ofrenda floral al pie del osario, inscripto como tradicional homenaje a los pobladores y aborígenes fallecidos. Lo hicieron en forma conjunta la intendenta María Julia Arrarás, acompañada por el secretario de Gobierno, Ariel Segurado, y representantes de las comunidades originarias.
En representación de la comunidad aborigen ranculche “Panquitruz Gner, Sotero Patiño comenzó con el saludo pronunciado en el lenguaje ranquel, a continuación traducido en el español en iguales términos.
“A 124 años de la historia de General Acha, en nombre y representación de la comunidad Panquitruz Gner, vengo a contar la otra historia que tiene miles de años, en la que podemos contar nuestras grandes alegrías de ser pueblo libre, hasta las tremendas tristezas de ser un pueblo avasallado por la conquista”, dijo.
Afirmó que como descendientes, se sienten también en deuda con aquellos para “seguir reclamando lo que nos quitaron para luego ser el pueblo antes mencionado”.

La ley.
Expuso que como pueblo preexistente de los antiguos aborígenes “hoy tenemos un arma que el propio blanco ha puesto en nuestras manos, que es la ley”. Nuestro hermano Germán Canhué decía: ya no pelearemos más con la lanza ni con las boleadoras. Hoy tenemos un arma que es mucho más poderosa. La lucha de nuestros hermanos ha logrado que el Estado se vea obligado a escribir leyes donde reconoce nuestros derechos. Desde ahí es que daremos la batalla”.
Se remitió a la Constitución Nacional, que obliga a reconocer la preexistencia étnica y cultural de las comunidades aborígenes y entregar los títulos y “tierras aptas y suficientes y los medios necesarios para su desarrollo económico y social para los que no la tienen”.
“La Nación Ranquel y la Comunidad Panquitruz Gner se compromete ante nuestros ancestros de la planicie y los que estàn acá, a dar pelea para que se cumplan esos objetivos”, dijo y evocó a caciques y lonkos como Painé, Platero Cabral o Mariano Rosas.