Nueva marcha en Rancul

Una nueva marcha que partió de la plaza céntrica de Rancul y finalizó en las escalinatas del hospital José Padros, se realizó anoche para pedir el esclarecimiento de la muerte del joven Rolando Avalos, la renuncia de la directora del centro de salud y mejoras en la atención hacia los pacientes.
Si bien en esta oportunidad el número de vecinos fue menor a la primera marcha realizada semanas atrás, los familiares de Rolando Avalos aseguraron que van a continuar marchando hasta que se sepan los motivos de la muerte del joven.
Con carteles que rezaban “Justicia por Rolando, queremos cambios”, “Basta de soberbia”, “Rolando presente”, la concentración partió de la plaza y finalizó en el hospital José Padros con aplausos por parte de los presentes ante las puertas cerradas del centro de salud y dos policías en el frente del edificio.
La tía del joven, Liliana Lecitra aseguró: “No vamos a parar hasta que se esclarezcan las causas oscuras que llevaron a la muerte a mi sobrino. Sabemos que murió por una infección generalizada que contrajo en este hospital a raíz de todas las falencias y los bajos recursos con que cuentan, pero la justicia será la encargada de aclararlo”.
Consultada sobre la respuesta que recibió la familia desde las autoridades de Salud Pública sostuvo: “Desde el fallecimiento de mi sobrino, el ministro de Salud Mario González nunca nos recibió ni se interesó en preguntarnos qué necesitábamos cuando nos presentamos en su ministerio”.
“Es muy triste pensar que mientras nosotros estábamos atravesando el momento más doloroso por la muerte de Rolando, el ministro salió a decir que el tema era usado políticamente”, se lamentó.

Negligencia.
En diálogo con LA ARENA aseguró: “la muerte de mi sobrino ocurrió en el marco de un descontrol total que existe dentro del hospital de Rancul y lo más grave es que el ministro González no desconocía esto y hoy estamos lamentando una muerte”.
“No vamos a parar hasta que la Fiscalía de Investigación Administrativa (FIA) determine las causas que llevaron a la muerte a mi sobrino y seguiremos marchando para que la gente del pueblo tenga la atención sanitaria que se merece”, aseguró.
Lecitra se lamentó porque la marcha no contó con un número importante de vecinos, pese a que juntaron más de 1.300 firmas, de la localidad y de otras localidades cercanas, solidarizándose con el reclamo de la familia.
No obstante sostuvo: “Es entendible porque a partir de que tomó estado público la presentación en la FIA, muchos vecinos fueron maltratados dentro del hospital”.