Nuevo pedido de prueba por la muerte de Cruz

AUDIENCIA EN LOS TRIBUNALES PIQUENSES

La querella pedirá que se extraigan las muestras de ADN de un caño que se encontró en el lugar del hecho. De esta manera, tratan de probar que el joven empuñaba dicho elemento y no el arma de fuego que fue secuestrada y que también será enviada a analizar.
El juez de control Marcelo Pagano coordinará hoy a partir de las 9 en los tribunales piquenses, una Audiencia de Prueba Jurisdiccional Anticipada, en el marco de la causa en la cual se investiga al policía Emanuel Benvenutto, por la muerte de Maximiliano Ramiro Cruz, el joven que falleció el 23 de enero de este año en el Hospital Gobernador Centeno, donde permaneció internado durante dos semanas tras ser herido en una persecución.
En la audiencia, que fue pedida por el defensor de Benvenutto, el abogado Armando Agüero, y por la querella, que ejerce Oscar Ortiz Zamora, se solicitará que se extraigan las pruebas de ADN de un hierro que fue acercado por la familia del joven fallecido y que fue incorporado de manera reciente a la causa.
El abogado querellante manifestó que está prueba puede llegar a tener consecuencias importantes en el futuro del proceso judicial, puesto que a través de este pedido se buscará establecer si el joven al momento de ser herido empuñaba este elemento contundente o un arma de fuego, como señala la tesis oficial.
Durante la audiencia de formalización que se realizó en los tribunales locales, la misma mañana que falleció el joven, la fiscal Ivana Hernández indicó que en la escena del hecho, se encontró un revólver calibre 22, y pidió que se realizara un cotejo de las muestras de ADN que se pudieran llegar a encontrar en el arma, con las muestras extraídas del cuerpo de la víctima. El juez atendió este pedido, y dispuso que tal como había sugerido la fiscal, se realizara este examen en el Instituto de Investigación de Ciencias Criminales, que funciona en la ciudad bonaerense de Junín.

Elemento de prueba.
“Se podrá establecer si el arma secuestrada la tenía el muchacho en la mano o la puso la policía. Yo en su momento pedí que le sacaran sangre a todos los policías, la fiscal no aceptó y solo le sacaron al imputado”, dijo Ortiz Zamora.
El abogado querellante manifestó que solicitó tanto ante fiscalía como ante el juez de control, la audiencia que se llevará a cabo hoy. La querella sostiene que este hierro que se pedirá analizar, lo tenía el joven en la mano, y que de haberlo tenido Cruz, tendría que tener manchas de sangre.
Ortiz Zamora además indicó que los familiares de la víctima de este hecho, pretenden que la fiscal Hernández se aparte de la causa, porque entienden que el estar en pareja con un jefe policial, puede ser un condicionante al momento de llevar adelante una investigación contra un efectivo de la fuerza.
El letrado indicó que aunque los familiares de Cruz pretenden que la fiscal se aparte de la causa, desde su lugar de querellante, la ley no lo habilita a recusarla. Además sostuvo que la propia Hernández debería inhibirse de intervenir en este caso.
“Es un pedido que hicieron desde el primer día los familiares, pero desde el punto de vista legal no puedo pedirlo”, dijo Ortiz Zamora.

Persecución policial.
El hecho que se investiga ocurrió el 2 de enero de este año en horas de la tarde, momentos después que se iniciara una persecución policial que culminó sobre la calle 60 entre 17 y 19, frente al domicilio de la madre de Cruz, quien comenzó a ser perseguido por un motorista, luego que junto a otro joven intentara perpetrar el robo de una motocicleta en el barrio Talleres.
Una hora más tarde los sospechosos fueron sorprendidos cuando intentaban forzar la puerta de acceso de una vivienda del barrio Frank Allan. Por esos dos hechos, se inició la persecución de los jóvenes, que intentaron darse a la fuga a bordo de una motocicleta. Uno de los sospechosos se bajó del rodado en medio de la persecución, y Cruz siguió hasta llegar a la casa de su madre. En ese lugar se enfrentó con dos efectivos policiales, uno de los cuales le realizó un disparo con su arma reglamentaria y le provocó una herida con orificio de entrada y de salida, en el costado derecho del cuerpo.
El herido fue traslado al centro asistencial, donde horas más tarde fue sometido a una cirugía. Desde el día del hecho hasta el viernes 23 de enero, permaneció internado en la sala de cuidados intensivos, donde se produjo su deceso.