“Nunca la vimos con tanta agua”

WINIFREDA: NOTABLE CRECIMIENTO DE LA LAGUNA DE LA ZONA RURAL EL GUANACO

La laguna ocupa 260 hectáreas de campo. Hasta el año pasado estaba seca. Hoy es un inmenso espejo de agua formado por las intensas lluvias y la elevación de napas. La Escuela rural y un salón de bailes afectados por el exceso hídrico.
La histórica laguna de la zona rural El Guanaco ocupa unas 260 hectáreas de extensión. Hasta el año pasado esa superficie estaba seca. La realidad hoy es opuesta. Se ha convertido en un inmenso espejo de agua como consecuencia de las intensas lluvias de los últimos meses.
En cercanías de esta laguna se encuentran la Escuela 138 “Rafael Benjuya” y un salón de baile administrado por la cooperadora escolar. Ambos inmuebles fueron afectados por el exceso hídrico y permanecen cerrados.
Este espejo de agua está ubicado a ambos costados de la ruta nacional 35, a unos 20 kilómetros al sur de Winifreda. Comienza en la zona denominada El Guanaco Viejo, situada a mano derecha de la ruta 35 circulando desde esta localidad hacia el sur, donde hay 80 hectáreas anegadas. Continúa mil metros más adelante donde a mano derecha hay 150 hectáreas y a mano izquierda 30 hectáreas completamente inundadas.
Lo curioso es que esos campos estaban prácticamente secos en 2016. En lo que va de este año han caído 1.100 milímetros en esta zona rural cuando el régimen de lluvias del período anterior fue de 80 milímetros mensuales.

“Nunca tuvo tanta agua”.
Los productores agropecuarios Daniel Iglesias y Dante Raap viven en El Guanaco, donde tienen sus campos. “Nunca vimos la laguna con tanta agua como ahora”, afirmaron a LA ARENA.
“Haciendo un promedio, en los últimos 40 años estuvo seca entre 25 y 30 años. Este año volvió a llenarse. Nos llama la atención verla nuevamente con agua, pero ahora las dimensiones que ha tomado son realmente llamativas. Esto se debe a varios factores: la gran cantidad de agua caída en tan poco tiempo y a la elevación de las napas. A mi entender hubo una deformación en los suelos mientras las lagunas estaban secas y de ahí que las extensiones sean más grandes”, expresó Iglesias.
Raap calculó que la laguna tiene dos metros de profundidad. “Es difícil medirla porque es una planicie”, aclaró. Recordó que en 1985 “se hicieron terraplenes en el Guanaco Viejo y más adelante porque la laguna había desbordado y cortado la ruta 35 y nunca más hubo problemas”. Ante esto descartó que pueda volver a interrumpir la circulación en esa vía. La fauna del paisaje se ha modificado con tanta agua. “Han aparecido aves que habían emigrado en los años de sequía. Ahora es llamativo ver gran cantidad de flamencos, cisnes, patos que durante muchos años no los veíamos”, observó Iglesias.
Ambos lugareños son ex alumnos de la Escuela 138 al igual que sus hijos. El agua de las napas aflora en el predio donde se encuentra la institución educativa. “Nunca había pasado esto, lamentablemente se tuvieron que suspender las clases a los 30 ó 40 días de comenzado el ciclo lectivo porque el edificio no pudo soportar la crecida de la laguna, no deja de ser admirable que aún esté en pie”, señaló Iglesias.

Cierre de escuela.
Las paredes del inmueble se están descascarando, pero no se ven rajaduras importantes. Lo más preocupante “era que rebalsaba el pozo ciego, entonces para prevenir a los chicos y docentes y para que no pase una desgracia, el Ministerio de Educación decidió cerrar la escuela momentáneamente hasta que bajen los niveles de agua y regrese a todo a la normalidad”, puntualizó Raap.
Los alumnos fueron “adoptados” por la Escuela primaria 104 de Winifreda. “Estamos muy agradecidos”, dijeron los padres. Esos chicos viven en El Guanaco, la mayoría en campos que lindan contra la ruta 35. Una combi, diariamente, los busca y los regresa a su lugar de origen. Los originarios de El Guanaco sienten “desconsuelo” al ver la escuela y el salón de baile cerrados.
“Te da pena, pero son ciclos de la naturaleza, esperemos que no se derrumben, mientras estén así hay esperanza”, dijo Raap. “Estamos viviendo un cambio climático muy grande. La Pampa se caracterizó por un clima seco y hostil y ahora estamos pasando por una situación anormal”, subrayó Iglesias.