Ofrecerían plata para causar disturbios

(25 de Mayo) Un hombre que está radicado en 25 de Mayo desde hace unos cinco meses, dijo en una emisora local, que le ofrecieron dinero para participar de una sesión en la que interpelaban al intendente. Se había corrido la voz que en esa reunión podrían destituir al intendente por presuntas irregularidades. El gremio ATE, a su vez, reclamaba en esa misma sesión el Plus Patagónico en una movida que desde el ejecutivo se calificó como “política” con presuntas intenciones para desestabilizar al gobierno. El hombre que denunció el ofrecimiento de dinero, supuestamente para generar disturbios, dijo que gente de un gremio lo fue a ver varias veces a su casa y que la última vez le dijeron que “había plata” si iba.
El vecino que hizo la denuncia pública es un desocupado que se identificó como Cristian Cardozo en la radio municipal, esta semana. Dijo puntualmente que gente de un gremio le ofreció dinero para participar de una reunión dando a entender que su misión sería generar disturbios en una sesión del Concejo Deliberante en la que se interpelaba al intendente David Bravo.

Ofrecimiento.
Cardozo -quien participó de la primer reunión donde se interpeló al intendente y que luego pasó a cuarto intermedio- dijo en la radio que él no quería meterse en problemas y que sólo quería trabajo. Dijo también que acudió engañado a la primer sesión, ya que gente del sindicato le habría prometido resolverle su cuestión laboral. Llegó al lugar y se encontró con una sesión especial del concejo en la que interpelaban al intendente David Bravo. La sesión pasó a cuarto intermedio y habrían vuelto a contactarlo ofreciéndole dinero para participar en la sesión en la que volvería a estar el mandatario comunal. Según dio a entender, su misión sería generar disturbios aunque decidió no ir a la sede del poder legislativo municipal.
Cardozo, según contó en la emisora veinticinqueña, vino desde la localidad de Quemú Quemú a 25 de Mayo en busca de trabajo hace aproximadamente cinco meses, pero todavía sigue sin trabajo.
Cabe recordar que tal como ha venido publicando este medio, la localidad del oeste pampeano continúa en una tensión generada por los distintos sectores políticos con acusaciones cruzadas. Mientras desde la oposición dicen que el intendente habría incurrido en irregularidades (aún no denunciadas formalmente) desde el ejecutivo sospechan que todo el espectro político opositor se ha unido para complicarles la gestión.
En ese sentido, apuntan a los dirigentes gremiales que impulsaron una medida de fuerza, ya que estos fueron funcionarios en la gestión anterior de Jorge Poletti, hoy segundo en la conducción del Partido Justicialista. “Es ilógico que hagan un paro por el Plus Patagónico cuando nosotros les transmitimos que estamos dispuestos a pagarlo y lo vamos a hacer, ya que todavía no disponemos de los recursos para afrontar ese gasto”, expresaron.
En el mismo plano se encuentra el reclamo de Norma Molina, quien se queja que las autoridades del partido no reclamaron debidamente la banca que sí le otorgaron los votos a ella. Otra vez el blanco de la crítica apunta a Jorge Feliú y a Poletti, quienes conducen el partido en la localidad. Es que quien ocupa la banca en cuestión, es Dario Jiménez, un edil que con sus críticas le ha dado algunos dolores de cabeza a la gestión de Bravo. “Nosotros estamos muy conformes con el trabajo del concejal Jiménez”, dijo a este diario la ex concejal justicialista, Nora Prieto.
Ahora, la confesión voluntaria de Cardozo agrega un nuevo condimento a las sospechas de desestabilización, esta vez involucrando a un gremio. Aunque no aportó mayores detalles sobre a qué sindicato se refería.