Ojeda: se evacuaron a tres familias

OSCAR FLORES SE REFIRIO A "LA DIFICIL SITUACION" DEL PUEBLO NORTEÑO POR LAS INUNDACIONES

(General Pico) – Los vecinos del pequeño pueblo de Ojeda se ven otra vez amenazados por las inundaciones luego de las intensas lluvias registradas el último fin de semana, que anegaron la zona poblada. Oscar Flores, intendente de Alta Italia, de la que depende Ojeda, destacó que “todo el esfuerzo hay que ponerlo para salir de este problema” y dijo que la solución va a depender de un mejoramiento de la cuestión climática.
Además indicó que debido a los trabajos que se llevaron a cabo para favorecer el escurrimiento de las aguas, se cortó el agua potable y por la falta del servicio, se suspendieron las clases en la Escuela Hogar 50, aunque se preveía que anoche ya estuviera restablecido.
El jefe comunal de Alta Italia viajó ayer a la mañana y también a la tarde al pequeño poblado ubicado a 50 kilómetros al norte de General Pico, que quedó seriamente afectado por las intensas lluvias registradas durante el fin de semana.
El avance de una importante masa de agua que llegó a la población, luego que lloviera durante la noche del viernes más de un centenar de milímetros en pocos minutos, obligó a la evacuación de algunas familias. En este sentido, Flores dijo que fueron evacuadas tres familias, quienes fueron ubicadas en domicilios de parientes que tienen en las localidades de Alta Italia y de Vértiz.
“No los tenemos alojados en ningún lado, simplemente se han ido con familiares. Hay que ver cómo sigue, y de ahí lo que tenemos que hacer es buscar una solución, ahora todo el esfuerzo hay que ponerlo para salir de este problema”, dijo el mandatario en diálogo con LA ARENA.

Clases suspendidas.
Flores explicó que si bien el edificio escolar no fue alcanzado por el agua, es “imposible” llegar al establecimiento que además no cuenta en estos momentos con agua potable. La escuela no ha sido afectada por las inundaciones pero sí fue afectada, porque se produjo un corte del agua potable en las tareas de movimientos de suelo. “Por como está la localidad con agua por todos lados, es imposible que entren a la escuela”, dijo el jefe comunal.
Si bien a principios de semana se decidió con el Ministerio de Educación la suspensión de las clases, tras el restablecimiento del agua potable y una vez que seque un poco el barro que está frente al establecimiento, se podría volver a las aulas.
Flores indicó que ayer llegaron al lugar funcionarios del Ministerio de Bienestar Social y de Salud de la provincia, y que el gobierno pampeano mandó algunos baños químicos para las familias que aún permanecen en el lugar, y que se resisten a dejar el pueblo.
En tanto, sobre la difícil situación que atraviesan los pobladores de Ojeda, manifestó: “Se les está brindando toda la ayuda posible, sabemos que las secuelas van a quedar. La situación es muy difícil porque el agua está alrededor de la localidad, el espejo de agua es muy grande y va a tardar en solucionarse”.
Además indicó que una vez que se supere esta difícil situación será necesario afrontar una obra de mayor magnitud, que permita evitar complicaciones futuras.

Escurrimiento del agua.
En cuanto a los trabajos que llevó a cabo en la pequeña población personal de Vialidad Provincial, Flores informó que “se agrandaron los canales para que corra mucho el agua”, y remarcó que en esta ocasión el principal inconveniente fue la importante cantidad de lluvia caída en poco tiempo, que incluso llegó a superar el nivel de las vías ferroviarias. Durante el fin de semana realizaron diferentes trabajos en Ojeda, personal municipal de Alta Italia junto a bomberos de esta localidad y trabajadores de Vialidad Provincial y Defensa Civil.
El funcionario comunal también se refirió a los inconvenientes que generó la lluvia en la red de caminos vecinales.
“Teníamos los caminos agropecuarios recuperados de las otras inundaciones y ahora nos ha inundado los caminos otra vez. Se hace todo lo que se puede de la mejor manera para auxiliar a todos”, subrayó el mandatario que se mostró esperanzado con un cambio climático y el cese de las precipitaciones, aunque el pronóstico no sea demasiado favorable.
Meses atrás, esta localidad ya estuvo afectada por las intensas lluvias, en un año atípico donde ya se registraron precipitaciones que duplican los niveles medios. En los últimos días los pobladores del lugar intentaron frenar el cauce del agua y debido a la comprometida situación se tuvo que recurrir a la evacuación de algunos de ellos.
El gobierno pampeano informó que incluso se podría producir un corte de la ruta provincial 2 para permitir la salida del agua.

Compartir