Orellano era viceintendente

(General Acha/Agencia)
Esta corresponsalía confirmó ayer que la víctima fatal en un vuelco cerca de La Adela, ejercía como concejal y viceintendente la esa localidad. Su deceso enluta a una familia tradicional del lugar.
Fuentes consultadas por esta corresponsalía permitieron confirmar ayer que Rubén Orellano, fallecido trágicamente en un accidente automovilístico, era el viceintendente de La Adela. El fallecido tenía 50 años de edad y en una época anterior, también había ejercido un cargo de concejal de su localidad, más precisamente durante el gobierno de Leonardo Tomassone. En su actividad privada, Orellano trabajó mucho tiempo en relación de dependencia con el Frigorífico Pilotti, de la misma localidad ribereña.
Con respecto a las particularidades del siniestro vial, las fuentes policiales relataron que Rubén Orellano perdió la vida en el acto, producto de las severas lesiones sufridas al volcar un Chevrolet Corsa, en el que viajaba como acompañante, con el propósito de realizar una partida de pesca. El lugar elegido para dicha recreación era la laguna Chasicó, situada a unos 90 kilómetros de distancia de La Adela. El vuelco se produjo alrededor de las 18.20 del viernes, sobre la ruta nacional 22, entre los mojones 826 y 827, en dirección a Bahía Blanca.

Lesionados.
El vehículo era conducido por Jesús Maldonado e incluía dentro del pasaje a Emilio (14) y Rodrigo Orellano (18), hijos del infortunado funcionario municipal.
Con respecto al estado de salud de estos últimos, la información oficial indicó que ambos permanecían internados en terapia intensiva del hospital Lucio Molas de Santa Rosa. El mayor de ellos presentaba un cuadro crítico con estado reservado, en tanto el menor se hallaba compensado, según el parte médico. El fallecido fue trasladado a la morgue judicial de General Acha, donde se practicó la autopsia como constancia de los motivos de su deceso y sus restos fueron regresados a La Adela después del mediodía de ayer.
Si bien se tratan de establecer los motivos del accidente, a priori las pericias se orientaban a que al auto circulaba con una sobrecarga de peso, que incluía equipos de pesca, camping y elementos de cocina.

Robo.
Por otra parte, la Policía local informó que al regresar procedente de San Luis, una vecina de General Acha constató que personas hasta ahora desconocidas habían desvalijado el domicilio de su familia, en inmediaciones de Martínez de Hoz y Farías. Denunció que dentro del inmueble faltaron entre otros elementos una heladera, calefactor, mesada de mármol con bacha de acero, dos mesas de luz, botiquín de baño, un colchón de dos plazas y hasta el medidor de energía eléctrica.
Para acceder a dichos bienes, los autores habrían dañado una puerta que da al patio de la vivienda, en un período que la denunciante supone en alrededor de un mes.

Daños.
Por último, una tienda céntrica de General Acha sufrió en la madrugada de ayer una serie de daños materiales, en una supuesta incursión delictiva, con posibles intenciones de obtener dinero.
El delito tuvo lugar en un comercio del rubro lencería, sobre la calle España al 700, donde personas hasta ahora desconocidas habría ingresado por una ventana hacia el área exterior del edificio, tras provocar daños en la propia abertura y una reja de protección, informaron las fuentes policiales.
En el interior del local provocaron un gran desorden, pero el encargado del comercio consideró que no existían faltantes, lo cual lleva a la deducción de que los intrusos procurarían hacerse de dinero en efectivo.

El último adiós
Los restos del concejal y viceintendente de La Adela, Rubén Orellano, recibirán sepultura durante la jornada de hoy en el cementerio de esa localidad. No obstante ello, la capilla ardiente se encuentra en una sala velatoria de la vecina población de Río Colorado, en la provincia de Río Negro. El acto muestra la condición de simpleza que caracterizó a la víctima fatal del accidente automovilístico del viernes, también reconocido por su espíritu de trabajo, señalaron voces de aquella comunidad.