Páez: “Era una cuestión de honor”

LA COSEDO LEVANTO SU CONVOCATORIA DE ACREEDORES

La Cosedo honró sus deudas dos años antes del plazo acordado. La noticia puso felices a dirigentes y a todo Doblas. Auguran una etapa de desarrollo.
La Cooperativa de Agua Potable y Otros Servicios de Doblas logró cancelar todas las deudas que la llevaron en el 2005 a presentarse en convocatoria de acreedores. El titular del Consejo de Administración, Jorge Páez, le dijo a LA ARENA que la entidad saneó sus finanzas dos años antes del plazo previsto por la Justicia y sostuvo que “es una noticia que nos hace sentir felices y orgullosos”.
A fines del 2004, la Cosedo se vio inmersa en una difícil situación financiera. Acuciada por una millonaria deuda derivada de reclamos impositivos de la AFIP y también de proveedores, derivó en la renuncia del Consejo de Administración.
En marzo del 2005, en una asamblea extraordinaria, se recompuso institucionalmente con la conformación de una nueva conducción que encabezó Páez. Y en septiembre de ese año decidieron encarar un concurso preventivo en el que lograron un plazo de una década para honrar el abultado pasivo. “Fue un trauma para la cooperativa y para Doblas”, recordó. Y amplió: “Cuando nos hicimos cargo, este tema se tornó un desafío personal de todos los que entramos en la conducción. Acá, además de nuestro compromiso y esfuerzo porque nadie nos regaló nada, hay que destacar el apoyo que recibimos de mucha gente, del pueblo, de la provincia, y fundamentalmente el aliento y trabajo de nuestros asesores letrados Ricardo Bertón y Verónica Bravo. También de quienes nos ayudaron en las cuestiones contables, Jorge Bonino y Marcos Martín”.

“Cuestión de honor”.
En su contacto con este diario mostró optimismo para el futuro de la cooperativa. “Ahora sigue la etapa en la que estamos presentando y completando toda la documentación para el levantamiento absoluto de todas las inhibiciones que conllevó la convocatoria. Nos sentimos tranquilos, saneados, y mirando al futuro”, señaló. Y agregó: “Estamos frente a una realidad totalmente superadora. Ya no tendremos inhibidos los bienes de la entidad, podremos acceder al crédito, por ejemplo. Somos libres de poder gestionar libremente hacia el futuro, obviamente con las limitaciones y dificultades lógicas que tiene una cooperativa chica”, añadió.
A su vez, indicó que están felices y orgullosos de haber cancelado las deudas dos años antes del plazo legal. “Para nosotros era una cuestión de honor. Hoy seguimos trabajando el 90 por ciento de los dirigentes que encaramos esta cruzada para recuperar nuestra cooperativa. Atrás quedaron momentos y situaciones que solo nosotros sabemos, pero tenemos claro que hoy debemos mirar hacia adelante”, concluyó Páez.