Pampeana participará de Congreso de Investigadores

JOVEN ES INVESTIGADORA DE LA UBA Y SU TRABAJO ES "EL SUEÑO CHINO"

(Eduardo Castex) – La joven pampeana Lucía Fernández fue convocada para participar en el Congreso de Jóvenes Investigadores del Mundo que se desarrollará, en el mes de septiembre, en distintas ciudades de China.
“El Congreso de Jóvenes Investigadores es organizado por la Academia de Ciencias Sociales de China, y estoy invitada un poco en representación de Argentina o Latinoamérica”, destacó la joven santarroseña, que es licenciada en Ciencias Políticas e investigadora del Centro de Estudios Sociales de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA).
“Hace tiempo que estoy preparando un trabajo sobre El Sueño Chino, que sería el desarrollo económico, político y social de China en los últimos años. La particularidad de este trabajo es que se hace desde ellos mismos, porque en general todos lo hacen desde Latinoamérica o comercialmente. En mi caso, estudio el desarrollo político, social y económico desde adentro de China”, explicó Lucía Fernández en una comunicación telefónica con Radio Don de esta localidad.
-Fernández, ¿cómo surge El Sueño Chino?
-Este es el eslogan del actual presidente de China, Xi Jinping. El llega a la presidencia diciendo que quiere convertir El Sueño Chino, y después va tomando forma como plan de gobierno y proyecto futuro. Y llegamos a estos tiempos.
-Ese sueño se canaliza en los estándares económicos y sociales que hoy ostenta el denominado gran gigante asiático.
-Lo sorprendente es que ellos se ponen metas a corto y largo plazo, económicas y numéricas reales y un poco más abstractas como mejorar la calidad de vida y el consumo, y lo van cumpliendo a rajatabla, como ocurre en los últimos 10 años.
-Cómo explicamos este socialismo que tiene la mayor cantidad de billonarios del mundo. ¿O lo podemos denominar un socialismo-capitalista?
-Sí. En principio el socialismo o el partido único o el capitalismo de mercado, sucede que nosotros estamos muy cerrados en entender la democracia a la manera occidental. Y no creo que no ocurra en otros países del mundo. Latinoamérica o Africa es uno de los lugares más desesperantes, donde la desigualdad es mayor y más marcada. Esto no es una particularidad china. China lo maneja mejor, no creo que lo pueda resolver. La proporción entre ricos y pobres y la capacidad de crecimiento en los últimos años, permitió que los chinos en los últimos cinco años saquen más de medio millón de personas de la pobreza. No creo que en todo acierten y que todo lo hagan bien, pero hoy en Estados Unidos y Europa la desigualdad es aún mayor entre los ricos y pobres. Y China tiene cada vez mas clase media y menos gente en la pobreza, según avalan los organismos internacionales.
-¿Y cómo puede repercutir esta denominada Gran Ruta de la Seda que impulsa el gobierno de China a nivel mundial?
-Este es uno de lo grandes temas del momento, que es la recuperación de la Ruta de la Seda. En 2015 crearon un banco de financiamiento -donde participa casi todo el mundo menos Estados Unidos y Japón- paralelo al Banco Mundial, para el desarrollo de inversiones de infraestructura y desarrollo, que lo utilizan para invertir en energía y transporte en el mundo. La idea es reconvertir las rutas marítimas y terrestres para agilizar el comercio mundial. Y lo importante es que China se pone como centro. Y así lo comparan con los Plan Marshall, pero tiene dimensiones superiores y es distinto en términos geográficos.

Volver a China, “un sueño cumplido”
La santarroseña Lucía Fernández residió durante dos años en Shangai, la capital económica de China. “Es un sueño cumplido volver a China, porque estuvo dos años becada por el gobierno de ese país, pero ahora volver como investigadora es un premio al esfuerzo. Tengo
muchos amigos allá y me estoy contactando para encontrarnos”, señaló.
“Es un país maravilloso que resulta muy interesante en varios aspectos para todo el mundo”, relató en una entrevista radial.
La joven pampeana entrevistada actualmente es profesora de chino en varios institutos de Buenos Aires. Y reconoció que actualmente en Argentina “mucha gente empezó a estudiar chino y el problema que tenemos los argentinos para aprender es la constancia, que es un problema que tenemos en todos los ámbitos”.