Panaderos reclama la compensación

GENERAL PICO: LA PANADERIA PEREZ CERRO Y DESPIDIO A LOS EMPLEADOS

Continúa el conflicto entre los sucesores de la Panadería Pérez y los ex empleados, ya que no llegaron a un acuerdo. Los trabajadores fueron despedidos sin la anticipación prevista por ley y tampoco recibieron la compensación.
Representantes del Sindicato de Panaderos de La Pampa se presentaron ayer en la sede local de la delegación de Trabajo zona norte para tener la cuarta reunión con los propietarios de la panadería Pérez, que cerró hace poco sus puertas, porque los empleados no tuvieron el aviso de despido 60 días antes y tampoco cobraron la correspondiente compensación.
Juan Carlos Rodríguez secretario general del sindicato, se refirió a la audiencia realizada ayer en la mañana en el edificio de calle 20 esquina 13 y dijo: “Esta presentación es por los despidos que hubo, con respecto a cinco obreros a quienes no les fue comunicado con anterioridad. Tuvimos tres reuniones previas en la delegación de Trabajo y le dijimos a la patronal que tenía que avisarles con 60 días de anticipación pero recién los despidos llegaron el día en que cerró la panadería. Trabajaron a la mañana y a la tarde recibieron la carta”.
El gremio sabía de la posible venta del edificio pero cuando finalmente se concretó se encontraron con que a los obreros no les habían dado el pago compensatorio, y personas que tienen entre 20 y 30 años de antigüedad en esa panadería. Ahora la panadería asegura que no tiene dinero y solo posee algunas maquinarias, pero el sindicalista refirió: “Con eso no hacen nada, lo que necesitan es la plata”.
El abogado Patricio Rodríguez, letrado del sindicato, dijo que se ofrecieron las maquinarias como modo de pago, y que si no igual serían embargadas por el gremio. Sin embargo, esos bienes no cubren el costo de la demanda de compensación de los trabajadores despedidos.

Sin solución.
La audiencia comenzó después de las 11 y no se arribó ayer a ninguna solución. Por la parte patronal no se presentó ninguno de los sucesores y el abogado que los representa no tenía poder de decisión sobre las solicitudes de los ex empleados.
Por otra parte, el gremialista se refirió a la situación laboral actual y dijo que dentro del rubro que representa hay mucho trabajo en negro y que ese es uno de los temas que vienen trabajando. En General Pico, indicó que se han realizado recorridos por esa problemática y se requiere el apoyo de la delegación laboral del gobierno para hacer cumplir la ley.
Uno de los inconvenientes es la contratación por media jornada, una delimitación horaria que en realidad no existe para el sindicato y reduce el salario del trabajador hasta 5.000 pesos. El gremio, afirmó Rodríguez, tiene una jornada máxima de siete horas y otra que es la denominada por “taza de harina” que se basa en el concepto de producción convenido entre amasado y cocción por una unidad de peso de harina utilizada. Aún así, no hay media jornada.
Otra situación que mencionó el gremialista es que a veces se incorpora a los panaderos al convenio de Empleados de Comercio pero eso no corresponde.