Parera: el PJ repudió públicamente el hecho

AMENAZAS A LA JUEZA DE PAZ SUPLENTE

A días que tomaran estado público las reiteradas amenazas telefónicas que sufrió la jueza de Paz suplente de Parera, Rosana Orlandi, durante la última campaña electoral, el PJ de Parera salió a “repudiar y condenar” este tipo de hechos, y ofreció su colaboración para que se esclarezca.
En un comunicado de prensa que hicieron llegar a esta corresponsalía, el Partido Justicialista de Parera deslindó cualquier tipo de responsabilidad en las amenazas telefónicas que recibió Orlandi, desde principios de octubre hasta el 10 de diciembre en que asumió su cargo de jueza de Paz suplente acompañando la gestión del intendente frepamista Diego Marcantonio.
“Repudiamos y condenamos los hechos de violencia que en forma de llamados telefónicos sufrió durante algún tiempo Roxana Orlandi y su familia, de acuerdo a su denuncia. Este tipo de hechos no deben suceder nunca, menos en una comunidad pequeña donde todos nos conocemos y pretendemos vivir en plena democracia, y bajo el respeto mutuo”, expresaron.
En la nota, que lleva la firma del presidente de la Unidad Básica local, César Barrio, aseguraron: “No podemos sin embargo, pasar por alto el hecho que ella (Orlandi) expresó, a nuestro entender muy irresponsablemente, que dichos llamados provenían de referentes de la oposición, sin antes tener una determinación de la Justicia”.
“Es obvio que referentes son pocas personas y no hacen a la totalidad de afiliados y simpatizantes que el partido tiene en la localidad, por lo tanto estamos dispuestos a colaborar en lo que haga falta y esté a nuestro alcance para que el hecho se esclarezca”, aseguraron.
Además plantearon: “Si el culpable resulta ser alguien perteneciente a este espacio, se tomarán todas las medidas internas que sean necesarias, como también esperamos que se haga lo mismo si el resultado de la investigación fuera otro”.
“De ser así, esperamos una retractación y pedido de disculpas públicas por parte de la jueza de Paz suplente, además creemos que un hecho así no puede quedar impune y en el anonimato”, manifestaron.
“Nos merecemos vivir en una localidad donde primer el respeto, por lo que creemos que acusar tan livianamente a la oposición, también es un hecho de violencia y va en contra de los principios bajo los cuales queremos vivir como sociedad”, al tiempo que no descartaron iniciar acciones legales por “calumnias e injurias”, concluyeron.

El hecho.
El tema tomó estado público a través de LA ARENA en la edición del 5 de enero, cuando Orlandi (Propuesta Frepam) decidió dar a conocer las amenazas telefónicas de las que fue víctima desde los primeros días de octubre hasta que asumió su cargo el 10 de diciembre.
Tras radicar la exposición en la comisaría local y luego ampliar la denuncia en la fiscalía, Orlandi decidió contar públicamente las intimidaciones telefónicas que en forma constante había recibido durante más de dos meses para que se “baje de la lista”, con llamados a cualquier hora de la madrugada donde incluso llegaron a mencionar a su familia.
En este momento la denuncia está en manos de la fiscalía piquense, y tanto la damnificada, como el sector del PJ están esperando el resultado del informe de la empresa Telefónica para que brinde el listado de llamadas, y la Justicia determine el responsable para que el hecho no quede en el anonimato.