Paró la planta de biodiésel por la incertidumbre económica

EN CATRILO

La planta elaboradora de biodiésel de la empresa Gente de La Pampa, con asiento en la localidad de Catriló, decidió detener su producción por la imposibilidad de conseguir aceite de soja. Tomás Lorda, gerente general de la firma, explicó que el faltante del insumo principal es consecuencia de dos situaciones vinculadas a dos medidas económicas que formaron parte de los anuncios del flamante presidente electo Mauricio Macri: la quita de retenciones a la soja y el cambio en el precio del dólar.
“La industria del biodiésel es muy sensible a los cambios en el precio del dólar. En el mediano plazo, vemos la situación con optimismo, pero en el corto plazo estamos atravesando una crisis, de hecho hoy (por ayer) tomamos la decisión de parar la planta porque no tenemos abastecimiento de materia prima. No sabemos hasta cuándo”, dijo Lorda, quien ayer a la tarde visitó los estudios de CPEtv para grabar su participación en el programa La Parte y el Todo, que se emitirá esta noche, a partir de las 22.

Dólar y retenciones.
Sobre las causas del faltante del aceite de soja, explicó: “Estamos teniendo dos efectos que nos pegan de lleno en la industria del biodiésel, por un lado, la potencial devaluación o ajuste del tipo de cambio, y por el otro, la potencial quita de retenciones. Estos dos factores hacen que hoy se dificulte mucho conseguir el aceite de soja”.
Gente de La Pampa compra en el puerto la mayor parte de la materia prima que utiliza para producir biodiésel, mientras que, entre un 30 y un 40%, lo compra en nuestra provincia a plantas extrusoras de porotos de soja. De hecho, ayer salió del puerto el último camión de aceite de soja y la provisión se detuvo.
“El problema que estamos viendo es de coyuntura. La fórmula que establece el precio tiene una mecánica que comprende el precio del aceite del mes anterior, con lo cual nosotros en diciembre y en enero todavía estaríamos con un desfasaje y recién en marzo o abril se estabilizaría la fórmula”, sostuvo.
-¿Qué pasará con el personal?
-Esto siempre fue la política de Gente de La Pampa, es uno de nuestros pilares. Tenemos 230 empleados y cada vez que hubo una crisis se dio prioridad a la gente. Seguramente estaremos dando vacaciones, pero no haremos suspensiones.

Reglas de juego.
Respecto al futuro de la industria del biodiésel, el empresario se mostró optimista. A partir de la sanción de la Ley 26093, durante el gobierno kirchnerista y con apoyo unánime en el Congreso, el gasoil que se vende en el país debe tener un porcentaje de biodiésel. Al principio, era el 5% y en la actualidad es el 10. A su vez, la normativa vigente establece que deben ser las pymes las que proporcionen el biodiésel.
“Siempre sostenemos que jamás habríamos pensado en poner una planta de biodiésel en La Pampa, por una cuestión de fletes, si no fuera bajo el amparo de esta legislación, que se votó en este gobierno y fue apoyada por unanimidad, con mucho consenso”, explicó.
-¿Creen que continuará con el gobierno que viene?
-Ahora estamos ante un cambio de gobierno, un cambio de políticas, y esto genera, obviamente, alguna incertidumbre pero creemos que en el mediano plazo la industria seguirá siendo sustentable, en función de lo que se escucha en declaraciones de personas del nuevo gobierno, que hablan de fomentar las energías renovables y de respetar las reglas de juego, de ser previsibles. Cambiar este esquema (establecido por ley) sería modificar absolutamente las reglas del juego, a tal punto, que una empresa dejaría de ser viable por el hecho de cambiar las reglas del juego.

Construyen una planta para molienda
Lorda informó que Gente de La Pampa está construyendo una planta de molienda de soja, un sistema más beneficioso que el de la extrusión, con el objetivo de lograr que la fabricación del biodiésel se autoabastezca localmente de aceite de soja.
“Es más eficiente para la extracción de aceite y deja menos materia grasa en la harina de soja, que es el otro subproducto que sale de la extrusión. Además, lo que permite este proceso es tener una calidad mucho más estable”, afirmó.
Lorda consideró que La Pampa tiene muchas posibilidades de seguir desarrollando la agroindustria a través de la explotación de la porcicultura, la avicultura, la industria láctea y de la carne bovina. “Para desarrollar todo esto, hace falta tener proteína disponible con cantidad y calidad y esto es lo que vamos a proveer para La Pampa. El girasol es aceite para consumo humano y la molienda de soja es proteína para consumo animal. Si queremos desarrollar cualquiera de estas actividades necesitamos proteína animal. Los pampeanos mandamos la mayor parte de la producción de soja en grano al puerto. Tenemos que darle valor agregado.
Una inversión de este tipo está perfectamente al alcance de una Ley de Promoción Económica”, concluyó.