Peligra entrega de viviendas

CONFIRMAN PROBLEMAS PARA AVANZAR EN LA RED DE GAS

Más de 2.000 piquenses esperan ser beneficiados con las casas que se están construyendo al norte de la localidad, pero la obra cubrirá solo a un porcentaje de los inscriptos y ahora podría tener demoras.
Las 400 viviendas que el IPAV construye en esta ciudad, por medio del Plan Federal, tienen un nuevo tropiezo y se puso en duda que puedan ser entregadas dentro del plazo previsto. La información se dio a conocer ayer a partir de una visita de concejales a las 88 casas que edificó la empresa Góndolo.
Durante el 2016, cuando comenzó la construcción, hubo algunas situaciones que afectaron la nueva obra como un paro de trabajadores que incluso significó la intervención del gremio de la Uocra. Ahora los ediles Héctor Viola y José Luis Angelucci fueron invitados para ver el avance de las viviendas por una de las empresas. La firma Góndolo mostró a los concejales el interior de las casas y explicaron los detalles que restan resolver para entregar las unidades al IPAV.
Esta constructora es la que está más adelantada en la edificación y dio a conocer que el principal inconveniente es la factibilidad de la red de gas porque Camuzzi no autorizó las nuevas conexiones. Un contratiempo que puede significar que el plazo a cumplir, fijado en un año, no se cumpla.
Esta información que contrasta con la referida días por el presidente del IPAV, Jorge Tebes, quien aseguró que todo marchaba bien con el nuevo barrio.

Inicio a tiempo.
La obra para construir las 400 viviendas inició en febrero del 2016 cuando las empresas comenzaron a preparar los terrenos ubicados en el norte de la ciudad, a continuación del resto de las casas entregadas anteriormente por el Plan Federal. El convenio con las cuatro firmas que ganaron la licitación se ratificó con la firma del gobernador en enero del pasado año.
Balent construcciones tiene a cargo la construcción de 126 unidades habitacionales, Iaco 120, Góndolo 88 y Ecop Construcciones las 76 restantes. Las empresas no avanzaron iguales en cuanto a la obra, debido a la cantidad de casas que les tocaron, retrasos en la entrega de materiales, algunos problemas con sus trabajadores u otros motivos.
Incluso, la anticipación fue una de las cuestiones que tuvo en cuenta la comuna porque desde febrero del pasado año trabajaron en cuanto al proyecto de infraestructura para que la prestación de los servicios de agua, cloacas y otros no fuera un motivo de incumplimiento de los plazos previstos.
El presupuesto invertido en esta obra es fue de unos 240 millones de pesos. Y con estas casas no se llegará a cubrir la demanda de adjudicaciones porque el IPAV tiene en esta ciudad más de 2.000 inscriptos a la espera de ser beneficiados.