Pese al fallo judicial en General Pico la policía sigue con la censura

LOS VECINOS DENUNCIAN ROBOS Y LA UNIDAD REGIONAL LOS OCULTA

Una serie de robos se registraron entre el fin de semana y la madrugada de ayer, en los barrios El Molino, José Ignacio Rucci y Este de esta ciudad, que fueron informados por los propios damnificados ya que la policía no brindó datos al respecto. Pese al fallo judicial a favor del reclamo de LA ARENA por la censura policial impuesta desde el Ministerio de Seguridad, el acceso a la información sigue restringido en General Pico.
Por orden cronológico el primero de los ilícitos ocurrió en la noche del pasado domingo en el barrio El Molino. La familia Vargas se vio perjudicada en su domicilio ubicado en ruta provincial 1 y calle 106. La propietaria de la casa explicó que al llegar a su hogar se encontraron con el candado de la reja forzado y la puerta frontal destruida, como si alguien la hubiera golpeado o pateado. Dentro del domicilio notaron que faltaban dos televisores, de 39 y 32 pulgadas, también una tablet infantil, un reproductor de DVD, teléfonos, jueguitos electrónicos, e incluso las muñecas de su hija y la alcancía que tenía monedas del ahorro de la niña.
La mujer indicó que en esa zona no hay muchos vecinos cercanos porque tienen varios baldíos, pero estimó que los intrusos se tomaron su tiempo. Sobre la mesa encontraron algunos elementos envueltos y preparados para ser llevados, como un par de cuchillos, y luego se encontraron con que también les habían arrancado la reja de un ventiluz posterior y el vidrio estaba roto, pero ese punto de entrada no fue suficiente por lo que los autores del robo arremetieron también contra la puerta principal.

Denuncias mediáticas.
Los robos ocurridos en esta ciudad durante los últimos días llegaron a la prensa porque las víctimas decidieron dar a conocer de forma pública lo que padecieron.
Entre esos hechos se registró un robo en el barrio Rucci, en la casa de un vecino identificado como Iván Leavi de calles 107 bis y 104, entre la noche del lunes y la madrugada de ayer. Los intrusos ingresaron por el ventiluz del baño, rompieron la abertura y ya dentro de la casa comenzaron a buscar el botín. Los intrusos se alzaron con un televisor, una tablet, una consola Play Station II, varios pares de zapatillas y otros elementos.
En la madrugada de ayer la casa de la familia Gonzalo también recibió la visita de desconocidos que rompieron un portón de madera y lograron ingresar. En la vivienda de avenida San Martín y calle 33 no había nadie y los intrusos se tomaron el tiempo de revolver en busca de dinero pero esta vez no había efectivo.
Una fuente reveló que no es la primera vez que roban en el domicilio y que las personas que ingresaron ayer fueron a buscar directamente en el lugar donde se guarda el dinero, pero esta vez estaba vacío. Los propietarios no reportaron el faltante de otros elementos de valor.

Compartir