Piden 15 años de prisión para Palmero

GENERAL PICO: FINALIZO EL JUICIO POR EL HOMICIDIO DE "KAWASAKI" GUARDIA

La Fiscalía pidió ayer que se condene a Roberto “Beto” Palmero a 15 años de prisión por el homicidio de Jorge “Kawasaki” Guardia cometido durante la noche del 20 de febrero del año 2015, en el sector del barrio Ranqueles de esta ciudad. Ayer a la mañana, se realizó en los tribunales piquenses la última audiencia del juicio oral y público en el que se debatió un hecho de sangre ocurrido hace casi tres años, y por el que declararon alrededor de 50 testigos.
En el arranque de los alegatos, la fiscal Verónica Campo consideró probada la hipótesis inicial, indicando que el acusado había sido el autor de los delitos de Homicidio agravado por el uso de arma y Portación de arma de uso civil sin la debida autorización legal.
La funcionaria judicial consideró que el de Angel Núñez, ex suegro del imputado, fue el “testimonio vector” de la investigación. Además dijo que la declaración de este vecino, fue coincidente con la descripción que hizo de la moto del homicida, Federico de Alvear, el joven que conducía la motocicleta en la que viajaba el fallecido.
Campo también se refirió al cruce de llamadas existentes momentos después del homicidio, y a las presiones y amenazas que recibieron varios de los testigos, de quienes dijo que en el debate retacearon información y hasta cambiaron los dichos vertidos con anterioridad en sede de la Fiscalía.
En otro punto de su argumentación, la fiscal se refirió a los distintos testimonios que en la etapa inicial de la investigación, apuntaron a Palmero como el autor del hecho.

Testigos amenazados.
A su turno, la fiscal Ivana Hernández merituó la pena a solicitar. En este tramo de la audiencia, refirió que las figuras legales que se le imputan al acusado, prevén un mínimo de 10 años y 8 meses de prisión, pero que en este caso debía imponerse una condena mayor que se apartara del mínimo. En este sentido señaló como agravantes de la conducta de Palmero, el total desprecio por la vida con el que actuó, la extensión del daño causado y la falta de arrepentimiento, pidiendo una condena de 15 años de prisión.
El alegato acusador se completó con la argumentación de la querellante María José Gianinetto, quien adhirió al pedido hecho por la Fiscalía y se detuvo en el análisis de distintos testimonios y circunstancias. También refirió que fue llamativo el temor que tuvieron los testigos durante el juicio, quienes se mostraron reticentes, cambiaron sus dichos y en muchos casos dijeron no recordar nada de lo ocurrido. Dijo que nunca se había visto el nivel de asedio que sufrieron los testigos. Sobre esto, la fiscal Hernández, con anterioridad dijo que investigará a más de media decena de testigos, por el delito de Falso Testimonio.
Por último Gianinetto señaló que el acusado intentó obstaculizar la investigación en todo momento, y que incluso estando con prisión preventiva, presionó a Federico de Alvear, cuando éste permanecía alojado en la Unidad 30.

Pedido de absolución.
En último término el defensor Gastón Gómez consideró que Núñez brindó un testimonio “mendaz” que “mintió de punta a punta” y que no estuvo frente al lugar del hecho como declaró. Además consideró que la declaración que hizo en el marco de una Prueba Jurisdiccional Anticipada, fue una “trampa”. También habló sobre otros incidentes que ocurrieron instantes previos en el barrio, y que incluyeron la utilización de un arma de fuego.
La defensa hizo un análisis pormenorizado del relato de Núñez, y criticó el accionar de la Fiscalía de la que dijo que no profundizó en otros indicios y que considera al ex suegro de Palmero, como el “testigo estrella”.
El abogado Gómez analizó la secuencia del hecho sobre una foto aérea del lugar y en el tramo final de presentación se manifestó a favor de la absolución de su defendido.

Ultimos testimonios.
Previo a la lectura de los alegatos, declararon los últimos testigos que aportara la defensa. En primer término lo hizo una mujer de apellido Quiroga, quien era vecina del imputado y ex cuñada de la víctima. Luego testificó un joven que dijo que al momento del hecho mantenía una relación sentimental con quien era pareja del fallecido.
En tercer término la defensa aportó el testimonio de Lautaro Muratore, un joven que practica la religión umbanda y que trató de dar por tierra el testimonio de Núñez, quien se considera uno de los principales testigos de la causa.
En su momento Nuñez declaró que vive frente al lugar donde se cometió el homicidio y narró la secuencia del hecho, tras afirmar que cuando se efectuaron los disparos estaba en la vereda de su casa. Sin embargo, Muratore dijo que esa noche participó junto a Núñez y a su esposa, de una celebración religiosa, ubicando al testigo en un lugar distinto de la escena del crimen.
Luego se llevó adelante la incorporación de la prueba, entre ellas, los videos de la reconstrucción del hecho que fueron reproducidos en la sala de audiencias. El tribunal que integran los jueces de audiencia Paola Loscertales, Florentino Rubio y Carlos Pellegrino, dará a conocer el fallo la próxima semana.