Piden la libertad de una docente

EL CASO DEL JARDÍN DE INFANTES DE 25 DE MAYO

El abogado Omar Gebruers solicitó la libertad de una de las docentes condenadas por los casos de abusos a niños de un jardín de infantes de 25 de Mayo, al considerar que cumplió con los dos tercios de la condena que le impuso la justicia pampeana.
La maestra es María José Tello (31), que permanece con arresto domiciliario porque fue condenada por dos casos bajo el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público -por no haber cuidado debidamente a los niños-, y recibió una pena de 3 años y 6 meses de prisión.
Tello, que también fue condenada a siete años de inhabilitación especial para ejercer cargos públicos, era maestra en el turno mañana del JIN 12 de 25 de Mayo. Es la que menor condena tuvo entre los cuatro docentes. La justicia no le imputó el delito de abuso.
La presentación para pedir su libertad fue realizada por escrito ante la jueza de Control, Flavia Ongaro, el pasado jueves y la audiencia prevista para ayer se suspendió por pedido de la querella y la fiscalía. Ante esto, la audiencia donde Gebruers planteará la revisión de la preventiva todavía no tiene una fecha concreta, aunque el defensor pidió “la mayor celeridad”.

Informes.
La jueza Ongaro solicitó informes a la Comisaría de 25 de Mayo que controla el arresto domiciliario de Tello. Al argumentar el pedido, el abogado dijo que la mujer “cumplió los dos tercios de la condena que recibió”, al pasar dos años y cuatro meses en prisión preventiva.
Siguiendo en esa línea, el letrado explicó que “se vulneran los derechos” de la docente al seguir en prisión, un hecho que consideró “inconstitucional y anticonvencional, contrario a la Convención Interamericana de Derechos Humanos” y adelantó que “dentro de dos meses, haremos el mismo planteo sobre los otros tres condenados que cumplen el plazo”.
En febrero de este año, cuatro docentes fueron condenados por el Tribunal de Audiencia. Por los casos de abusos denunciados en 25 de Mayo, además de Tello, el profesor Marcelo Tatavitto recibió 18 años de prisión y el rector del Colegio Alfageme, Oscar Aníbal López, fue condenado a 7 años al igual que la maestra jardinera María Angelica Bastías.
Tatavitto era secretario de Coordinación de nivel secundario por la mañana, y ejercía sus tareas en el edificio de la Escuela Especial 10 de 25 de Mayo, donde a su vez funcionaba el JIN 12. A la tarde, se desempeñaba como secretario del Colegio Alfageme, que estaba ubicado a cuadras de allí.
Tello era docente en una salita del JIN 12, turno mañana. López era director del Colegio Alfageme. Y Bastías era docente del JIN 12, en una salita, turno tarde. Para el Tribunal, los abusos se cometieron en el baño de Coordinación y en una quinta que es propiedad de Tatavitto.
Las condenas fueron confirmadas por el Tribunal de Impugnación Penal (TIP) y ahora está con recursos de Casación en el Superior Tribunal de Justicia (STJ) que pidió que se cargue por sistema las cámaras Gesell que se realizaron a los niños y niñas para poder observarlas.
“Es importante esto para nosotros, porque ninguno de los chicos confirmó lo que dijeron sus padres y si no hay prueba el relato es de testigos indirectos y no son válidos”, cerró Gebruers.