Piden prisión para acusados

25 DE MAYO: JUICIO POR SECUESTRO ZILLE

Con suma atención se sigue el juicio que se realiza en Neuquén por el secuestro extorsivo de Ariel Zille ocurrido en 2008 en Catriel. La fiscal descartó la versión del autosecuestro, alegada por los sospechosos, y pidió penas de entre 12 y 15 años de prisión a los acusados.
El tema fue abordado por el diario Río Negro, medio que informó que la fiscal federal María Cristina Beute solicitó ayer condenas de cumplimiento efectivo para todos los acusados por el secuestro extorsivo del hijo de un empresario pampeano. Pidió que se apliquen penas de 12 años al conductor del auto y el dueño de la casa donde estuvo cautivo, y de 15 años para el acusado de hacer las llamadas y para el entregador.
Los pedidos de pena se dieron en la primera jornada de alegatos en el juicio que ante el Tribunal Oral Federal en lo Criminal de Neuquén en el cual se juzga el rapto de Ariel Zille, el primer caso de secuestro extorsivo de la zona y por el cual se pagó el equivalente a 450.000 dólares.

El hecho.
El secuestro ocurrió entre la noche del 11 de diciembre de 2008 cuando Zille, que tenía entonces 31 años, fue secuestrado en Catriel y los primeros minutos del 13 de diciembre de 2008 cuando fue liberado en el barrio Unión en Plottier. Media hora después su padre pagó el rescate ya que en el juicio aseguró que “no me hubiera perdonado nunca que le pasara algo a mi hijo por no haber pagado”.

Declaración.
A siete años del hecho, los dos principales acusados declararon en el juicio y dieron una nueva versión en la que aseguraron que se trató de un autosecuestro y que Zille estaba de acuerdo con ellos. Sin embargo Beute desacreditó esa versión, indicó que se trata de un ardid armado sobre los datos de la causa y recordó que hace algunos años se estuvo a punto de cerrar un acuerdo condenatorio.
La fiscal solicitó que todos sean condenados por el delito de secuestro extorsivo doblemente agravado y acusó a Juan Manuel Rosas de ser “el cabecilla” del grupo y quien realizaba las llamadas extorsivas. Para él pidió una condena de 15 años y una multa de 80 mil pesos. A Alejandro Alemanni lo acusó como partícipe necesario y tras señalarlo como el entregador por la relación que tenía con Zille, que fue secuestrado en su casa, pidió la misma pena y multa que a Rosas.
A Oscar Monsalve lo acusó de ser quien aportó la casa en el barrio Valentina Sur en donde Zille estuvo un día cautivo y pidió por ello la pena de 12 años y una multa de 50 mil pesos. Misma penalidad que solicitó para Alfredo Merillán a quien acusó de participar en el rapto y ser quien condujo desde Catriel hasta Neuquén.

Bienes.
Como mediada aleatoria, la fiscal federal María Cristina Beute y su auxiliar Mariana Querejeta solicitaron que todos los bienes secuestrados sean decomisados, incluso el auto utilizado en el secuestro.
Entre esos elementos hay electrodomésticos nuevos, otro auto y tres camionetas, ya que dos costosas motos fueron robadas del depósito federal. Los jueces Richar Gallego, Mariano Lozano y Alejandro Silva anticiparon que los alegatos de las defensas se harán la semana entrante.
La investigación contó con la participación de policías de La Pampa y Neuquén. Las escuchas telefónicas durante y después del hecho fueron la clave.

Compartir