Pidieron prisión para policía

ULTIMA ETAPA DE ALEGATOS EN EL CASO CRUZ

(General Pico) – El fiscal Luciano Rebechi solicitó que se condene al policía Rodrigo Benvenuto a tres años de prisión de efectivo cumplimiento y a seis de inhabilitación para ejercer su función policial, por el delito de Homicidio simple realizado en exceso de la legítima defensa, en perjuicio de Maximiliano Cruz (19).
El adolescente fue herido en su domicilio familiar por el imputado, durante la tarde del 2 de enero del año anterior, tras una persecución policial luego que fuera visto junto a otro joven intentando ingresar por la fuerza a un departamento de la calle 3 entre 24 y 26. Luego de permanecer internado tres semanas en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Gobernador Centeno, falleció durante la madrugada del 23 de enero.
Ayer a la mañana se llevó a cabo la lectura de los alegatos de clausura, en las instalaciones del Colegio de Abogados de General Pico, donde se desarrolló el debate que coordinó el tribunal colegiado integrado por los jueces Carlos Pellegrino, Florentino Rubio y Diego Ambrogetti. En dicha instancia, que fue presenciada por una decena de familiares de la víctima, el abogado querellante Oscar Ortiz Zamora pidió una condena de ocho años de prisión para el policía, y las defensoras Silvia Brown y Magalí Tarditi se pronunciaron por la absolución de su defendido.
Luego que durante las tres primeras jornadas el tribunal escuchara el testimonio de casi una treintena de testigos, ayer a la mañana, en el cierre del debate, las partes presentaron sus pretensiones respecto al resultado del proceso.

Condena.
En primer término, Rebechi trazó un sintético relato de los hechos investigados y refirió que el accionar del policía, que al momento del hecho se desempeñaba como cabo de la Comisaría Segunda de General Pico, fue excesivo. En el mismo sentido señaló que debería haber repelido la agresión del joven, de una manera menos gravosa, y que también tuvo que tener en cuenta que el personal policial estaba próximo a llegar al domicilio del barrio Carlos Berg
Los representantes del Ministerio Público Fiscal sostuvieron que la víctima fatal del hecho que se investigó portaba un arma de fuego con la cual amenazó y apuntó al imputado, siendo este punto el que más cuestionó la querella.
Tras presentar sus argumentos, Rebechi calificó la conducta delictiva de Benvenuto bajo la figura de Homicidio simple realizado en exceso de la legítima defensa, por la cual pidió una condena de tres años de prisión de efectivo cumplimiento, y una inhabilitación para ejercer la función policial por el doble del plazo que contempla el pedido de pena.

Existencia del arma.
La querella centró su argumentación en la discusión sobre la existencia del arma de fuego que habría portado Cruz, y la cual fue ofrecida como prueba durante el debate y fuera secuestrada en la escena del homicidio.
Ortiz Zamora subrayó que “nunca existió el arma” y que la prueba de ADN de contacto que se le realizó, arrojó un resultado negativo. Además dijo que el arma estaba limpia, y que en este caso hubiese sido lógico que tuviera manchas de sangre de la víctima.
En otro punto de su alegato, el penalista piquense calificó de “prueba contundente” a la autopsia practicada por el médico forense Rubén Bocchio. Además refirió que hubo una intención por parte de Benvenuto, de “producir el mayor daño posible”, y que la gravedad de su conducta se inició a partir de la violación del domicilio de Cruz.
Por todo esto, solicitó que se califiquen los hechos como “Homicidio simple” y pidió el mínimo que establece la escala legal para esta figura, es decir una pena de ocho años de prisión.

Legítima defensa.
Por último, la defensa de Benvenuto cuestionó de manera dura los fundamentos de tanto de la fiscalía como de la querella y se detuvo en el testimonio del forense, cuando declaró que “probablemente” el disparo de arma de fuego no provocó la muerte de Cruz tres semanas más tarde, tras sufrir una bronconeumonía luego de la operación a la que fue sometido.
Las defensoras insistieron en que “el tiro no fue fatal” y sostuvieron que el policía “actuó acorde a la ley porque fue amenazado por una persona armada”.
En el cierre de sus alegatos, indicaron que el acusado actuó en legítima defensa, y solicitaron su absolución en base al beneficio de la duda. El tribunal informó que dará a conocer el fallo el jueves de la próxima semana.

Compartir