Piquenses podrían sumarse a prohibición de pirotecnia

PROYECTO INGRESO AL CONCEJO DELIBERANTE

El concejal de Pueblo Nuevo-UNA, Mariano Sánchez, presentó el 27 de octubre un proyecto de ordenanza para prohibir “la comercialización, tenencia, uso, manipulación, depósito, circulación y transporte de elementos de pirotecnia”.
La iniciativa deberá ser tratada y analizada por el Concejo Deliberante, pero toma como referencia las definiciones que otras localidades pampeanas han adoptado al respecto.
Según Sánchez, el proyecto adhiere a la iniciativa provincial para reglamentar la prohibición de pirotecnia en la Ciudad de General Pico. Porque el estado debe intervenir dentro de “la sana y respetuosa convivencia a través de ordenanzas que promocionen el respeto por el medio ambiente, las personas y hacia los animales”.
El proyecto toma como antecedentes también las reglamentaciones que rigen en otras ciudades del país donde hace años vienen delimitando la comercialización, el uso y las sanciones por incumplimientos.

Movida provincial.
El edil remarcó que en La Pampa las localidades de General San Martín, Bernasconi, Winifreda, Mauricio Mayer, Guatraché, General Campos, Eduardo Castex y Santa Rosa ya aprobaron ordenanzas similares.
El proyecto presentado considera que se trata de: “Avances normativos que tienen como finalidad minimizar los riesgos y daños que provoca la mala o abusiva utilización de pirotecnia durante las fiestas de fin de año, fundamentalmente en relación con las explosiones y contaminación sonora que impacta contra el ambiente, el físico de las personas, las propiedades y los animales”.
El texto remarca las lesiones que estos productos provocan, el perjuicio ocasionado por los ruidos en las personas con Trastorno Espectro Autista (TEA) y las repercusiones negativas para los animales domésticos y en también para aves y otros seres vivos del ecosistema local.
Con esas justificaciones se prohíbe la venta y compra de pirotecnia como también su utilización, incluyendo en esa restricción a: cohetes, petardos, rompe portones, bombas de estruendo, cañas voladoras, luces de bengala, etc.
Con la sola excepción de los fuegos artificiales que requieren igualmente una autorización municipal en “celebraciones de interés general”. Si el proyecto avanza, sin modificaciones, entrará en vigencia a partir de marzo del próximo año.

Compartir