Ponen en duda violación y harán un nuevo juicio

ABUSO EN UN "AFTER" EN GENERAL PICO

Los jueces del Tribunal de Impugnación Penal (TIP) de la provincia, Fernando Rivarola y Mauricio Piombi, anularon de forma parcial la sentencia que dictara meses atrás la jueza de audiencia de General Pico, Paola Loscertales, a través de la cual condenara a un joven a seis años de prisión en una causa de abuso sexual, y ordenaron que se haga un nuevo juicio. La magistrada había condenado a un joven de apellido Correa (21), como autor material de los delitos de Abuso sexual con acceso carnal y Tenencia de arma de uso civil sin la debida autorización legal.
El TIP hizo lugar al recurso de impugnación presentado por el defensor Oscar Ortiz Zamora, al “anular parcialmente la sentencia por el delito de Abuso sexual con acceso carnal, por resultar arbitraria, por fundamentación ilógica y omisiva, lo que impide que pueda ser considerada como acto jurisdiccional válido”.
Además solicitaron “reenviar las presentes actuaciones al tribunal que corresponda a fin de que se sustancie un nuevo juicio para el dictado de una nueva sentencia”, a la vez que indicaron que “encontrándose firme la condena por el delito de Tenencia de arma de uso civil, corresponde rechazar el recurso en cuanto a la solicitud de aplicación del mínimo legal de la pena, concerniendo determinarla en el nuevo juicio”.

Valoración de testimonios.
Rivarola, autor del primer voto al que luego adhirió Piombi, señaló que la jueza “realizó una selección arbitraria de la prueba que analizó”.
“Se advierte que la sentencia careció de motivación suficiente para comprender la construcción intelectual realizada por la jueza y basada en la prueba ventilada en el juicio. Es indudable que le asisten suficientes y sobradas razones al recurrente como para agraviarse del fallo condenatorio que no admite posibilidad alguna de ser confirmado”.
El TIP tuvo en cuenta que la propia víctima declaró en el juicio “sobre los efectos que causaban en ella la ebriedad y el consumo de drogas”, y que “este caso tiene aristas particulares ya que se desarrolló en la inmediación de varias personas, dado que en el domicilio donde ocurrió el incidente el imputado como la víctima no se encontraban solos”.
También refirieron que un testigo dijo que a juzgar por los ruidos que se escuchaban desde la habitación, se trataría de una relación consentida. Sobre esto indicaron que “ese testimonio debe ser valorado en conjunto con el resto de las personas que declararon durante la audiencia” y que la jueza “tomó las declaraciones de algunas de las personas que estaban en la vivienda para llegar a la sentencia condenatoria, pero no valoró las de otras”.

Salida nocturna y “after”.
Loscertales condenó el 25 de septiembre pasado al joven albañil a seis años de prisión, haciendo lugar al pedido del fiscal Luciano Rebechi. En el fallo quedó acreditado que durante la mañana del 8 de enero pasado, el imputado compartió un “after” en su domicilio junto a un grupo de amigos entre los que estaba la damnificada.
Dentro de la vivienda que está ubicada sobre la calle 36 en el barrio Ranqueles, dijo que el imputado tomó del brazo a la víctima en el momento en el que salía del baño, la ingresó con un rápido movimiento a la habitación y obstruyó la salida con un mueble. Luego comenzaron a besarse, el acusado le quitó la ropa, la empujó a la cama, le tapó la boca con la mano y abusó de ella. Tras ello, la denunciante empujó al acusado y huyó del domicilio.
Minutos más tarde, personal policial la encontró angustiada y shockeada, sentada sobre una casilla de gas en la esquina de las calles 40 y 25. Al ser interrogada por los efectivos, les dijo que había sido violada. El sospechoso fue detenido poco más tarde, en un importante operativo policial del que participaron los comisarios Ricardo Padilla y Javier Marotti, jefe de la Unidad Regional II. En el mismo domicilio se secuestró un revólver calibre 32.
En el juicio el imputado reconoció haber mantenido relaciones sexuales con la denunciante, aunque dijo que fueron consentidas. También declararon los policías que participaron del allanamiento, las personas que estaban en la vivienda, y la comisario Vanina Fileni, a cargo de la Unidad Funcional de Género. El nuevo juicio se realizaría antes de fin de año.