Por un “error” de la DGR, casi se queda sin estación de servicios

VICTORICA

La Dirección General de Rentas (DGR) de la provincia reconoció su error al categorizar con riesgo fiscal al dueño de la estación de servicios YPF de Victorica e incluirlo dentro del Sistema de Recaudación y Control de Acreditaciones Bancarias (Sircreb) cuando en realidad es un contribuyente que no adeuda impuestos provinciales, entre ellos, ingresos brutos. La DGR se comprometió a aplicar un mecanismo para la compensación correspondiente.
El estacionero había impugnado en dos oportunidades la calificación asignada porque le genera trastornos económicos ya que por cada transferencia bancaria que realiza en las entidades bancarias con las que opera le descuentan automáticamente una alícuota del 5%. Sus presentaciones habían sido rechazadas por el ente recaudador provincial. Esto le trajo serios inconvenientes con la empresa nacional proveedora de combustible, a tal punto que evaluaba cerrar la única boca de expendio de la localidad más grande del oeste pampeano.
En busca de ayuda acudió al municipio y el intendente Hugo Kenny intercedió ante Rentas, pero “lamentablemente está historia aún no está resuelta”, había expresado ayer, anhelando a su vez una pronta resolución del caso, que tomó estado público a través de LA ARENA ante la preocupación de las autoridades municipales, pobladores y empleados de la estación.

Presentación.
“Mi contador recibió ayer de la DGR un mail donde le comunican que le aceptan la presentación (un descargo que se hace a través de la página de Internet de la DGR) para empezar a compensar el saldo que obtuvo por medio del Banco de la Pampa, Nación Argentina y Patagonia, que asciende a unos 250.000 pesos”, comunicó el presidente de la firma a este diario.
“A partir del 1 de agosto mi alícuota será 0% en los bancos Nación y Patagonia porque en el BLP el trámite se hizo con anterioridad”, agregó. “En este caso, la estación de Servicio General Victorica SA adelantó a la Provincia, más o menos unos 5 meses de impuesto de Ingresos Brutos”, finalizó el empresario. Subsanado el error, el cierre del comercio quedó descartado y sus empleados -más de una veintena- seguirán teniendo trabajo.