Preocupación por la basura en un barrio

OLOR NAUSEABUNDO Y APARICION DE ALIMAÑAS

(General Pico) – Una vecina del Carlos Berg de esta ciudad indicó que están preocupados por la acumulación de basura en el corralón de calles 9 y 44, que hasta el fin de semana tuvo una gran cantidad de residuos, el se llenó de gaviotas que aprovecharon el cúmulo de desperdicios para comer y por las noches soportaron oleadas de un fuerte olor.
Según pudo conocer este diario, la situación se generó días atrás cuando el pozo que había en el predio municipal, un hueco de unos siete metros de profundidad según la vecina que denunció públicamente el hecho, quedó saturado y debido a que las napas estaban muy altas por las lluvias no su puedo hacer una nueva excavación.
Desde la semana pasada comenzaron a acumularse los residuos en una gran montaña y fue entonces que aparecieron las aves y los vecinos comenzaron a inquietarse porque viven frente al corralón, y también hay a pocos metros canchas de fútbol donde practican niños y adolescentes.
La entrevistada señaló que el pasado viernes comenzaron a difundir lo que ocurría por las redes sociales y a través de un diario on line, y la reacción de la comuna fue inmediata. Porque durante el fin de semana, incluso el domingo, se vio a los operarios municipales trabajando en el lugar y los camiones cargando basura para limpiar el predio.
La denunciante señaló que ese tipo de acciones demuestran que el tratamiento de la basura que promociona la comuna no es tan serio y comprometido con el medio ambiente.

Advertencia.
Los vecinos del barrio ayer seguían preocupados porque no tienen garantías de que la situación se vuelva a repetir, e incluso habían considerado la posibilidad de realizar una denuncia.
La comuna ha avanzado en varios sentidos con respecto a la basura, con el reciclado que se hace en la planta del RRU, la separación de residuos secos que se estimula en la recolección domiciliaria, la fecha mensual para basura especial que ha dispuesto por zonas en la ciudad, y otras propuestas como los puntos limpios.
Sin embargo, la vecina cuestionó si la planificación del tratamiento está bien organizada para afrontar cuando hay una temporada de lluvias y los camiones tienen problemas para circular en calles de tierra, y aseguró que todavía organizan quema de residuos siendo esa una práctica nociva para el medioambiente.
En esta oportunidad la imagen de las gaviotas no fue tan desagradable como la que podrían haber advertido los vecinos si alimañas como ratas y cucarachas hubieran recorrido las calles y perjudicado las viviendas de los vecinos. Pero aún así los residentes del Carlos Berg están atentos a lo que ocurre frente a sus casas y que puede afectar a sus familias.