Presentan “Cantos a Berenice”

REEDITAN UN LIBRO DE LA POETA TOAYENSE OLGA OROZCO

En su reedición a través de la Editorial “En Danza” y la ilustración de Gabriel Martino, se efectuó la presentación de este libro a cargo de la escritora Marisa Negri y el editor Javier Cófreces.
Se llevó a cabo el sábado a la noche en Toay la presentación de “Cantos a Berenice” de la poeta Olga Orozco, a cargo de la escritora Marisa Negri y el editor Javier Cófreces. Es una reedición -la primera edición se efectuó en 1977- de la Editorial En Danza, con ilustraciones de Gabriel Martino.
Ante un gran marco de público en la casa de la poeta toayense, Negri dijo que reencontrarse con este espacio es muy simbólico, muchos poetas y escritores tienen su casa natal, “pero la casa en la obra de Olga es muy importante porque la atraviesa, no es anecdótica”.
“Esta es la casa de la que ella habla en sus cuentos, es una maravilla. Da cuenta de lo que ella escribió y me alegra mucho que tenga muchas actividades, que haya un grupo que se junte a leer sus poemas y que los chicos de las escuelas la visiten”, señaló.
Berenice.
Según la autora, poder presentar este libro es una alegría, nos quejábamos de la edición anterior, no nos gustaba el gato que estaba en la tapa y nos dimos un gusto grande.
“Berenice era una gata que se acercó lastimada a su ventana y la gata lastimada entró por su ventana y Olga decía atravesó el abismo para verme y pasó a ser parte de la familia. Me ponía frente a un espejo, levantaba la mano y ella levantaba una pata y así se pasaba las tardes. Ella decía que Berenice era su Tótem, que abre todo lo esotérico. Es mucho más que una mascota, es un aliado, es un otro, y aquí aparece el desdoblamiento”, relató.
Cófreces, por su parte indicó que en 2008 conoció a Marisa Negri por su libro “Estuario” y empezó a comprender lo que significa el fanatismo por un autor. “El fanatismo no sólo por su obra sino también por su personalidad, ella cultiva diversos asuntos que conserva en un imaginario muy particular que la convierten en una figura prominente absolutamente. Así fue como me dijo de hacer una antología de Olga Orozco”, describió.
De este trabajo salió editado “El Jardín Posible” en 2010 pero la cosa recién empezaba para la editorial y surgió la idea de publicar “Yo, Claudia” en 2012. “No conozco a nadie que haya reparado en la obra periodística de Olga Orozco”, añadió el editor.
Cófeces expresó que pensaba que habíamos llegado hasta ahí pero este año apareció “Cantos a Berenice” con un agregado que lo convirtió en una verdadera obra de arte y que es la intervención de Gabriel Martino. “Participar desde espectador y observador en toda la evolución plástica que tuvo me sentí inmensamente feliz”, enfatizó.
Finalmente, Martino declaró que es un proyecto que salió naturalmente. “Tenemos la idea de que Olga nos vigila y es una especie de madrina. Estamos muy contentos de estar en esta Casa, que es un lugar que invita a reunirse y es un regalo que le hacemos a ella”.