Preventiva por robo

ACUSADOS, A JUICIO DIRECTO

El juez de audiencia de la segunda circunscripción judicial de la provincia, Carlos Pellegrino, le dictó ayer a la tarde la prisión preventiva hasta la finalización del proceso judicial a los dos sospechosos de haber cometido un robo en una vivienda del barrio Pacífico de esta ciudad, que fueron detenidos el sábado a la noche en el interior de un conocido local de eventos. Uno de los detenidos es Samuel Orellano, quien fuera uno de los autores del resonante robo de las cajas fuertes de la Corpico. Los dos imputados se encontraban cumpliendo condenas en suspenso y serán sometidos a un juicio directo dentro de los próximos diez días.
Ayer a la tarde, en una audiencia que se desarrolló en los tribunales de esta ciudad, la fiscal Verónica Campo relató que el sábado cerca de las 21.45, los imputados ingresaron a una vivienda de la calle 26 tras romper la puerta de acceso y sustrajeron un reloj. Además dijo que luego se dieron a la fuga por los patios lindantes, y fueron detenidos en el interior del local de eventos “Máximo”, en el marco de un importante despliegue policial del que participaron cerca de una veintena de efectivos de distintas dependencias.
La funcionaria judicial calificó los hechos como un “robo calificado”, y pidió que los imputados, sobre los que pesan antecedentes condenatorios, sean sometidos al proceso de juicio directo, tras entender que se había tratado de un caso de flagrancia.

Preventiva.
A su turno, los sospechosos optaron por declarar en la audiencia que se realizó ayer, y ambos coincidieron en manifestar que fueron detenidos en la vía pública y no en el interior del local comercial, y además negaron su participación en el hecho que se investiga. Los acusados además indicaron que radicaron una denuncia por apremios ilegales contra la policía.
El defensor de los sospechosos, Oscar Ortiz Zamora, dijo que no correspondía aplicar el procedimiento de juicio directo, tras argumentar que no estaba configurada la flagrancia.
También señaló que no se incorporó al proceso ninguna prueba que acreditara que los imputados se encontraban en el interior del salón de fiestas, cuando fueron detenidos.
Por último, el magistrado les dictó la prisión preventiva hasta la finalización del proceso a los imputados, que serán sometidos en los próximos días a un juicio directo que coordinará la jueza de control Paola Loscertales.