Prohíben venta y consumo de alcohol en ámbitos comunales

25 DE MAYO: POLEMICA ENTRE EL BRAVISMO Y ABELDAÑO

El bravismo denunció venta de alcohol en el polideportivo municipal. Ahora el Concejo aprobó la prohibición, tanto de venta como de consumo, en todos los espacios municipales, curiosamente con el voto negativo del bloque denunciante.
El oficialismo y la oposición se prendieron en una polémica a causa de diferentes posturas ante medidas propuestas desde el Ejecutivo municipal con intenciones de reducir el consumo de alcohol. La mecha la encendió el edil Celso Retamales (Movimiento Popular Veinticiqueño) que denunció que en la cancha de bochas del Polideportivo se vendían bebidas, el intendente Abel Abeldaño respondió con un proyecto de ordenanza para prohibir el consumo y venta en todos los espacios de índole municipal. Sin embargo el bloque bravista votó en forma negativa contradiciendo la denuncia de su presidente de bancada.
Días atrás el concejal Celso Retamales (MPV), denunció públicamente, con foto incluida, que en una recorrida por las instalaciones del polideportivo municipal hallaron bebidas alcohólicas en el espacio donde se ubica la cancha de bochas que está concesionada.
“Nos llevamos una ingrata sorpresa en nuestra visita al polideportivo. Desde el municipio se recalca todo el tiempo el tema de cero alcohol, pero parece que eso es de la boca para afuera, porque acá nos encontramos con todo tipo de bebidas”, dijo.
El jefe comunal, Abel Abeldaño, desestimó la denuncia e hizo aclaraciones en Radio Municipal. “Hasta hoy nosotros no tenemos la ordenanza donde se prohíbe el consumo de bebidas alcohólicas dentro de la cancha de bochas, por lo tanto no nos sorprende que haya botellas, lo que sí nos sorprende es la denuncia porque quien les abrió la puerta fue el director de Deportes o sea que no hay nada que esconder, es más si quisiéramos esconder cosas, no vamos a llevarlos a esos lugares. Esto significa que no tienen dos dedos de frente; están totalmente fuera de la realidad”, retrucó.
Asimismo redobló la apuesta. “Vamos a ver si se animan cuando les pidamos que se apruebe la ordenanza prohibiendo que se venda alcohol, seguramente van a votar en contra, porque tiran la piedra y esconden la mano”, acusó.

La ordenanza.
Finalmente en la última sesión, celebrada el jueves, el Concejo, aprobó una ordenanza que establece que “no se podrá consumir bebidas alcohólicas en las instalaciones del Polideportivo Municipal, Albergue Cadepi, Albergue Dos Alas, salón de usos múltiples, cancha de bochas, quincho municipal, comedor municipal y ninguna otra dependencia de la administración pública municipal”.
Finalmente las predicciones de Abeldaño se concretaron ya que la ordenanza fue aprobada con la mayoría propia que tiene el Partido Justicialista (oficialismo), con los votos negativos de los ediles del Movimiento Popular Veinticiqueño y la UCR.

Críticas.
La voz del bravismo , para fundamentar el voto negativo a la prohibición impulsada por Abeldaño, fue la de la concejala Beatriz Ainó. En su exposición le intentó bajar decibeles a la denuncia de Retamales justificando de alguna manera que el consumo de bebidas alcohólicas en la cancha de bochas obedece a “ahí va gente grande, no deben ir menores, que van a jugar a las bochas y que siempre quieren tomar una cerveza o algo así”.
Ainó aprovechó para acusar al intendente Abeldaño de haber incurrido en una “falta de respeto y en violencia de convivencia política” hacia los ediles bravistas, cuando les endilgó “no tienen dos dedos de frente”. También aseguró sentirse “apretada” cuando el jefe comunal adelantó que a pesar de la denuncia iban a votar en contra de la prohibición para no pagar costos políticos.
En tanto también la concejala Verónica Cruces votó en forma negativa, pero con otros argumentos. “Yo, como bloque UCR o Propuesta Frepam, doy mi voto negativo porque tenemos una persona, el inspector municipal, que debe controlar. Creo que lugares como la Terminal y otros -espacios municipales-, son de encuentros de familias, de gente, maestros, y me parece que corresponde más que prohibir, habría que controlar”, concluyó Cruces.

Compartir