Quedó detenido el sospechado de apuñalar a su pareja

(General Pico) – El hombre que está acusado de haber apuñalado a su pareja el viernes a la noche en Quemú Quemú, quedó detenido con prisión preventiva luego que se le formalizara la Investigación Fiscal Preparatoria en los tribunales piquenses el domingo a la mañana. La mujer, que se recupera en la Unidad de Terapia Intensiva del Hospital Centeno de una lesión en el riñón derecho, declaró de manera inicial que se habría autolesionado y así trató de despegar a quien es el padre de su hija, de los cargos que se le achacan.
La jueza de control Jimena Cardoso le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a un hombre identificado como Ezequiel Domínguez, por el delito de lesiones graves en contra de la mujer con la que mantiene una relación de pareja.
Durante el inicio de la audiencia, la fiscal Ana Laura Ruffini relató que el hecho investigado ocurrió en el interior de una vivienda ubicada sobre la calle Rivadavia de la localidad de Quemú, el viernes cerca de las 22.30. En ese lugar, el imputado hirió a la mujer con un cuchillo serrucho y le provocó una herida abdominal. Según certificó personal médico, la víctima sufrió una lesión en el riñón derecho y quedó internada en el centro asistencial piquense.
Ruffini manifestó que se le tomó una primera declaración a la víctima, de quien dijo que “puede estar modificando la realidad de los hechos”, tras indicar que aseguró haberse autolesionado. Sin embargo indicó que los hechos de violencia en la pareja son reiterados y recurrentes y que hay “retractaciones sistemáticas de la víctima”.

Preventiva.
Ruffini solicitó que se formalizara la investigación y además, que se le realizara una extracción de sangre al imputado para obtener un perfil de ADN y luego hacer un cotejo con los rastros hallados en el cuchillo que se secuestró en el domicilio. Además pidió la prisión preventiva por 90 días y una restricción de comunicación con la víctima, por el mismo plazo.
El defensor oficial Walter Vaccaro se opuso a que se formalizara la Investigación tras sostener que no existió la comisión de un delito, porque la mujer declaró que se autoagredió.
En último término la jueza dispuso formalizar el proceso, hizo lugar a la prueba solicitada, y le impuso al acusado una prohibición de comunicación y la prisión preventiva por diez días para que se le pueda recibir testimonio a la víctima, en otro contexto que no sea el de la Salud Pública.