Reclaman obra para salud

(General Pico/Agencia)
El servicio de Oncohematología funciona hace más de 30 años en el Hospital Centeno y requiere mejores salas para los tratamientos y consultorios propios. Obra edilicia que fue proyectada pero todavía no ha tenido avances reales.
El servicio de Oncohematología del Hospital Gobernador Centeno necesita un espacio adecuado para funcionar. El proyecto de consultorios y salas se planificó hace algunos años pero todavía no se ha hecho realidad y afecta la atención de los pacientes.
Eduardo Marquesoni, médico especializado en hematología, referenció que el servicio se fundó en el año 1977. En ese entonces el trabajo a realizar era más simple porque no se contaba con los avances actuales y el tratamiento que se daba a nivel local no estaba tan avanzado. Ahora es distinto. El tipo de atención que obtienen los pacientes se puede comparar con el que recibirían en otros centros de salud del país y las derivaciones son muy pocas.
En 2013 sólo tres pacientes pediátricos con leucemia debieron ser asistidos por instituciones médicas de otras provincias. Y en el caso de las personas de General Pico y la zona el índice de evolución positiva de los tratamientos realizados a nivel local es muy alentador.
Marquesoni está jubilado, pero hace cuatro años que trabaja junto a técnicos, bioquímicas y enfermeras como consultor en ese servicio. En realidad, el cargo que ocupó él antes de la jubilación todavía no ha sido cubierto por un médico nuevo.

Sin espacio.
A diferencia del sistema de salud de Santa Rosa, en el hospital piquense los servicios de Oncohematología y el Transfucional y de Inmunohematología están juntos. Y si bien existe buena relación y un trabajo conjunto entre ellos, la necesidad de más espacio es evidente.
Marquesoni explicó que para poder asesorar a un paciente, en cuestiones a veces muy delicadas como decirle a un padre que su hijo tiene leucemia, deben pedir prestada una oficina para tener algo de privacidad. Tampoco las salas de atención son las adecuadas para dar los tratamientos oncológicos. Esta necesidad se plasmó en un proyecto, afirmó Marquesoni, pero si bien fue aprobado todavía no se concretó.
El servicio se mantiene por la necesidad de la población y por la buena voluntad del equipo de trabajo. Incluso los profesionales participan en congresos, presentan proyectos y algunos han sido becados.
Sin embargo, en el marco de la cantidad de obras de mejoras que se han hecho en el hospital y considerando que el 10 de noviembre se cumplen 100 años del principal centro de salud del norte provincial, esta necesidad debería ser un punto importante en cuanto a las cuestiones pendientes de salud pública.