Reemplazan tubos de las alcantarillas

El municipio de Lonquimay lleva adelante trabajos para evitar que la gran masa de agua acumulada por las abundantes lluvias de este año afecte a la zona urbana. Para ello la comuna gestionó ante Provincia diez tubos de chapa para las alcantarillas, que reemplazarán a otros que quedaron obsoletos, que llevan los líquidos pluviales hacia el sector este del pueblo.
Según se informó desde la comuna, luego de gestiones realizadas por el Ejecutivo ante la Administración Provincial del Agua (APA), se recibieron diez tubos de chapa galvanizada de 12 metros de largo por un metro de boca, que serán instalados en lugares estratégicos para sanear el agua acumulada en los canales de desagües pluviales.
Con respecto a una posible inundación, desde el municipio señalaron que la zona urbana se “encuentra contenida y sin amenazas que el agua ingrese a las viviendas”. Agregaron que para tal fin “se construyeron canales con pendientes naturales hacia el este del ejido urbano, los cuales son mantenidos diariamente por personal municipal que se encargan de desobstruir las bocas del alcantarillado”.
“Allí se irán instalando los nuevos caños de chapa de mayor porte reemplazando a los obsoletos de fibrocemento que son de menor dimensión”, agregaron y afirmaron que todos estos trabajos “son dirigidos y controlados por la APA”.
En tanto que en los caminos rurales se encuentra “trabajando Vialidad Prcyovincial realizando tareas de alteos donde el suelo permite”. Al igual que en los restantes pueblos del centro-este pampeano la red terciaria quedó muy complicada por la presencia de agua tras las lluvias registradas en lo que va del año, alrededor de 800 milímetros, alcanzando en siete meses el registro de la media anual.