Renunció una pediatra del Hospital Jorge Ahuad

ESTUVO INVOLUCRADA EN EL CASO DE LA BEBA QUEMADA EN 25 DE MAYO

La pediatra Paula Romero, involucrada en el caso de la beba quemada en el Hospital Jorge Ahuad de 25 de Mayo, presentó ayer su renuncia de manera indeclinable. Si bien, desde el Ministerio de Salud tenían pensado trasladarla a la ciudad de General Acha, la médica prefirió regresar a Córdoba, su provincia natal.
Según una información del diario Río Negro, se supo que había dos pediatras que trabajaban en el hospital y una de ellas también atendía en el centro de salud privado, pero en ambos casos “la renuncia fue indeclinable” y el viernes fue el último día de trabajo para las dos.
Paula Romero es una de las médicas que llegó desde Córdoba para desempeñarse como full time en el hospital Jorge Ahuad. Mientras que Alicia Bravo, oriunda de Eduardo Castex, había elegido a 25 de Mayo para radicarse y, aunque su especialidad es clínica, desde hace dos años sólo se dedica a la pediatría. Esta profesional ya había renunciado hace un tiempo.
Coincidentemente, se trata de jóvenes mujeres que eligieron a 25 de Mayo porque les parecía que “a pesar del progreso que se dice que hay, la sociedad está muy desamparada y es gente muy buena la que vive acá”.
De acuerdo, a las fuentes del medio rionegrino, la médica Alicia Bravo se habría quejado que “la complejidad del hospital no alcanza para contener a la población y las distancias que hay que sortear para llegar a otro centro asistencial son muy grandes”.
Reveló además que las derivaciones para acceder a atención de mayor complejidad, deben recorrer 300 kilómetros hasta General Acha -es donde se registran las derivaciones más frecuentes- y 450 kilómetros hasta Santa Rosa. En casos de urgencia, la otra posibilidad es un traslado hacia el hospital o la clínica Juan Domingo Perón de Catriel, por lo que hay que atravesar 30 kilómetros que “se vuelven eternos ante una emergencia”, señaló la profesional.

Tranquilidad.
En la nota del diario rionegrino plantearon que a raíz de la renuncia de las pediatras, más de 3.500 niños y niñas de la zona iban a quedarse sin la cobertura médica, pero ayer fuentes del Ministerio de Salud del gobierno pampeano, en diálogo con LA ARENA, llevaron tranquilidad a los vecinos.
“Constantemente viaja un equipo de profesionales porque desde que pasó el caso de los abusos, la gente no quiere ser atendida por médicos de 25 de Mayo. Igualmente, estamos buscando pediatras que quieran instalarse en el pueblo”, señalaron.

Quemada.
Romero estuvo involucrada en el caso de la beba quemada en el hospital Ahuad. Victoria nació prematura, con siete meses de gestación y un peso de 1,400 kilos, y sufrió graves quemaduras en su pierna con un caloventor mientras se encontraba entubada en el centro de salud veinticinqueño.
Por ese motivo, debió ser trasladada a Neuquén para recibiera las atenciones médicas necesarias. Al llegar a la Clínica San Lucas, los profesionales detectaron una quemadura de importancia en una de las piernas, hecho del que los padres no estaban enterados.
En el centro de salud neuquino fue intervenida quirúrgicamente en tres oportunidades. Después de haber estado internada 40 días en Neonatología de la clínica San Lucas, Victoria fue dada de alta, con 2,200 kilos de peso.