Retamales negó rectificarse en el CD

DISIDENCIAS EN EL CUERPO DELIBERATIVO DE 25 DE MAYO

Una concejala de la población ribereña rechazó el procedimiento para ser cuestionada en plena sesión y se retiró del recinto. En declaraciones posteriores, afirmó que volvería de denunciar a uno de sus pares por violencia de género.
La concejala Liliana Retamales (Movimiento Popular Veinticinqueño), rechazó un pedido de retractación ante el cuerpo legislativo de 25 de Mayo, en torno a una denuncia formulada el año pasado contra su par Ricardo Poyo, del Partido Justicialista por “hostigamiento y violencia psicológica”. La solicitud fue promovida por el propio acusado, luego de que el fiscal Alejandro Maso desestimara la denuncia.
En la primera sesión del período ordinario del Concejo Deliberante de 25 de Mayo, el edil Poyo pidió que Retamales se retractara y pidiera disculpas por una denuncia que lo acusaba por violencia de género, pero que fue rechazada por la Justicia. Lejos de acceder, la concejala se habría quebrado en llanto, abandonando el recinto.

“Sin escrúpulos”.
La información difundida a través de la Radio Municipal indicó que el viernes, Liliana Retamales volvió a acusar a Poyo porque “no le importa nada, no tiene límites, es una persona sin escrúpulos”.
La secuencia se había iniciado el jueves a la tarde, cuando en plena sesión Ricardo Poyo pidió tratar el tema, que no formaba parte del orden del día, para lo cual contó con el visto bueno del presidente del cuerpo, Nicanor Romero (PRO).
Poyo relató la desestimación de la denuncia efectuada por Retamales en junio de 2014, por violencia de género. Sin embargo, Roberto Molina, del bloque Pueblo Nuevo, pidió que no se trataran temas de índole personal, a lo que el presidente del CD hizo caso omiso, según la crónica.
En consecuencia, Poyo leyó lo dictaminado por el Ministerio Público Fiscal y luego le pidió a Retamales que se retractara de los dichos vertidos en aquel momento y pidiera disculpas.
Aunque sorprendida por la situación, la concejala Retamales, sostuvo que se mantendría en sus dichos. “No me voy a retractar de la denuncia (…) y lo voy a volver a hacer porque yo me siento con derecho a ser protegida y si tengo que pedir policías para que estén en mi bloque lo voy a hacer. La Justicia me lo tiene que brindar”, aseguró.
En las declaraciones radiales, la concejala afirmó en forma reiterada que Ricardo Poyo “para mi no era una persona normal, necesita un psicólogo”. En consecuencia, no descartó que tenga que viajar a General Acha, para reiterar la denuncia en el Ministerio Público Fiscal. “No me quedaré de brazos cruzados, soy una mujer, merezco respeto y especialmente de los compañeros de trabajo donde tiene que ser un ámbito de trabajo y tranquilidad”, acentuó Retamales.

Justicia.
En la Radio Municipal, la concejala testimonió que lo ocurrido en la jornada anterior “fue lamentable”, y ratificó que su denuncia -en junio de 2014- “no fue para que se trate dentro del Concejo, sino para que la Justicia actúe”.
Cabe recordar que Liliana Retamales había acusado a Poyo, porque se dirigía hacia ella a los gritos en las audiencias, interrumpiendo cuando tenía el uso de la palabra o desprestigiando su labor, encuadrándolo como “una violencia moral inaudita, donde queda en evidencia una pretendida relación asimétrica, de quien se cree superior, entorpeciendo con manifestaciones, expresiones y ademanes, la labor como concejal y como mujer pretendo realizar, violándose los derechos, mediante un tipo de violencia psicológica”, expuso ante el fiscal Alejandro Maso.