Robaron siete mil pesos en un cabaret

(General Pico) – Los delincuentes ingresaron a un departamento forzando un ventiluz y esperaron que llegara la pareja. Le pegaron un “culatazo” al hombre y agredieron a la mujer, tras lo cual escaparon con el dinero.
El violento episodio se produjo cuando los dueños del local llegaban al departamento que alquilan, ubicado en la calle 18 entre 107 y 109 de esta ciudad.
Marcelo Rusz y Verónica Vázquez, son los propietarios de un cabaret ubicado en las inmediaciones de la Rotonda de El Aeroplano, en la intersección de las rutas 1 y 102.
Tras la atención del local nocturno, alrededor de las 5.30 de la madrugada de ayer, regresaban a su domicilio. Cuando el hombre abrió la puerta de acceso e ingresó a la vivienda, recibió un fuerte golpe en la cabeza, presumiblemente un “culatazo” de un arma de fuego, que lo dejó prácticamente inconsciente en el suelo.
Dos delincuentes, con los rostros totalmente cubiertos, habían ingresado con anterioridad al departamento, forzando un ventiluz que da al baño, para luego aguardar la llegada de los inquilinos.

Agresiones.
Inmediatamente arremetieron contra el hombre al que golpearon, tras lo cual se abalanzaron sobre la mujer, que también fue agredida físicamente. Ambos fueron obligados a permanecer en el suelo, donde fueron atados. Rusz, sufrió un profundo corte en el cuero cabelludo, donde le debieron aplicaron cuatro puntos de sutura.
Luego de golpearlos, los delincuentes les exigieron que les entregaran el dinero, alzándose con alrededor de 7sietemil pesos, que el hombre tenía en una billetera y en uno de sus bolsillos. Parte del monto sustraído era la recaudación de la noche del cabaret y también ahorros que tenía la pareja.

Hipótesis.
Una vez que consiguieron el dinero, huyeron del lugar, sin que hasta ahora la policía haya podido capturarlos. Los efectivos solo cuentan con la descripción física de los sujetos.
Si bien no trascendieron detalles de otras circunstancias, se estaría investigando la relación que pudiera tener con este ilícito la actividad que llevan adelante los damnificados. Se estima que no se trata de un asalto común, sino que podría tener directa vinculación con el ambiente de la noche.