Robaron un corralón en General Pico

SUSTRAJERON MERCADERIA POR UN VALOR DE 130.000 PESOS

Desconocidos evitaron el sistema de alarma y lograron ingresar al local para sustraer un televisor, una computadora, un equipo de música y una gran cantidad de mercadería. El propietario dijo que quienes robaron debían tener información sobre el local.
El propietario del corralón “Don Quique” reportó el cuarto robo en poco más de 40 días porque en la madrugada de ayer fue víctima de una importante sustracción. Solo en grifería fue perjudicado por un valor cercano a los 130 mil pesos.
La Comisaría Primera confirmó ayer que el hecho fue denunciado por un vecino de apellido Correa y las fuerzas policiales fueron convocadas en la madrugada cuando el hombre se dio cuenta de la sustracción. La investigación ya está en proceso y por esa razón no se dieron a conocer las posibles pistas que estarán siguiendo sobre el caso.
El robo ocurrió después del horario de cierre, ya que el personal estuvo en el corralón de calle 115 y 24 hasta las primeras horas de la noche del miércoles. Se estima que fue durante la madrugada cuando varias personas habrían ingresado para perpetrar el delito.
Los desconocidos lograron entrar al local a través de una ventana, para lo cual tuvieron que sacar una reja que estaba amurada. Después de pasar por la abertura, por la cual no podría adentrarse una persona de gran porte, los sujetos accedieron a la oficina principal. Allí lograron alzarse con varios elementos electrónicos como un televisor LCD, un equipo de música y una computadora.
También sustrajeron algo de dinero. Después, sin salir por la puerta porque se habría activado la alarma, los desconocidos rompieron una pared de durlock y pudieron acceder al depósito.
Del lugar de almacenaje faltaron entre 30 y 40 juegos de grifería, mercadería costosa que por su valor rondaría los 130 mil pesos y algunas herramientas.

Planificado.
El propietario del comercio se mostró consternado por la situación y explicó ayer que los intrusos esquivaron los sensores de la alarma, y opinó que se trata de un delito planificado porque implicó un conocimiento previo del local. El dueño aseguró que todo estuvo “muy armado” porque deben haber ingresado al menos dos o tres personas para poder realizar la carga de todo lo sustraído. Además, debieron utilizar un vehículo para trasladar todas las cajas.
Correa señaló que en poco más de un mes fue víctima de otros tres delitos contra la propiedad, por esa razón fueron temprano al corralón para ver si todo estaba bien. Pero cerca de las cinco de la madrugada ya se enteraron del robo. El hombre calculó que en grifería el perjuicio fue de unos 130 mil pesos, sin agregar a ese cálculo el valor del televisor, la computadora y otros elementos sustraídos. Además explicó que considerando los ilícitos anteriores ya lleva perdido un total que supera los 200 mil pesos.